Saltar

Cómo guardar la decoración de Navidad

¿Ha llegado el momento de quitar la decoración navideña? Tanto si eres de los que cumple lo de ‘hasta San Antón, fiestas son’, como si eres de los que lo recoge todo el mismo día 6 de enero, no te vendrán nada mal estos consejos para guardar de una forma sencilla y efectiva los adornos de Navidad. ¿Qué te parece? ¡Lo tendrás hecho en un periquete!

Quita la decoración de Navidad en un único día

Lo sabemos, guardar adornos navideños no es tan divertido como decorar la casa con ellos, pero nosotros intentamos verlo como el punto de partida de un nuevo comienzo. Y es que ordenar la casa es el primer paso para empezar con buen pie el nuevo año. Además, la decoración de Navidad no sería tan especial si estuviese los 365 días, ¿verdad?

Nuestro primer y más elemental consejo es que guardes los adornos de Navidad en un mismo día. Reserva esa tarde o esa mañana para ponerte manos a la obra y hacerlo del tirón. Es mucho más fácil hacerlo todo de una para distribuir correctamente cada objeto, retirar los que ya no vas a usar nunca más y hacer limpieza general. Créenos, después, lo agradecerás. ¡Ah! Otro consejo antes de empezar. Prepara una buena lista de reproducción y que la magia de la música y los altavoces te ayude con la tarea. ¡Será más entretenido!

Prepara cajas de diferentes tamaños

Es posible que tu decoración de Navidad tenga unos cuantos años y las cajas originales estén algo desgastadas o sencillamente que las acabaras tirando por algún motivo (te perdonamos si ha sido al contenedor de reciclaje, claro). En cualquier caso, te recomendamos que te hagas con un arsenal variado de cajas para guardar cada tipo de complemento y que vaya acorde al tamaño o volumen de este.

Nosotros jugamos, sobre todo con cajas organizadoras para guardar los adornos (ya sean las tradicionales bolas de Navidad u otros con formas más variadas) y cajas de almacenaje transparentes a modo de contenedores más grandes para meter finalmente cada cajita que hemos ido haciendo. Si tienes en casa alguna caja de sobra como, por ejemplo, una caja de zapatos, puedes reutilizarla perfectamente para guardar tus adornos de Navidad. ¡Y mucho más económico!

Cómo guardar las bolas del árbol de Navidad y adornos con volumen

Como verás, vamos a ir de lo concreto a lo general, de lo más pequeño a lo más grande. Así que, empezamos por algunas ideas para guardar las bolas y los adornos navideños con volumen.

Hay muchas formas de guardar los adornos, pero lo más importante es que lo hagas protegiéndolos bien. Por ejemplo, para guardar las bolas de Navidad u otros adornos con una forma voluminosa o más compleja, que suelen ser los adornos más delicados, nosotros te recomendamos que los metas en una caja y los separes envolviéndolos con un poquito de papel de burbujas o colocando unos separadores entre bola y bola para los complementos frágiles, como los de cristal o las figuritas del Belén.

Si quieres hacerlo sin gastar ni un euro, puedes crear unos separadores de caja tú mismo. Tan solo tendrás que recortar unas tiras de cartón de una anchura similar a la altura de la caja y hacer unas rajitas en aquellas que vayas a cruzar por encima, para formar los espacios en los que guardar las bolas del árbol de Navidad. Es cuestión de crear filas y columnas, pero teniendo en cuenta el espacio de la caja y la dimensión del adorno.

Una idea infalible para guardar los adornos planos

Tras retirar los adornos más complicados, guardar el resto de los adornos navideños será coser y cantar. Para los adornos de Navidad planos, seguiremos el método de la caja, pero con un añadido más.

¿Qué te parecería clasificar cada complemento según su forma o la colección a la que pertenezca? Es una forma genial de guardar ordenadamente cada adorno navideño y tenerlo más fácil para elegir la decoración que ponemos el año que viene. Para ello, te proponemos reutilizar unas bolsitas de plástico con cierre, como nuestras ISTAD que utilizas para la cocina, ya que te permiten ver el contenido sin tener que abrir la bolsa y, al tener de diferentes tamaños, no tendrás problemas para poder introducir cualquier complemento.

En cada una de tus bolsitas podrás meter los adornos según sean estrellitas, animales, casas o según su color, por ejemplo. ¡Eso ya lo dejamos a tu elección!

Cómo guardar las luces de Navidad y guirnaldas sin enredos

¿Alguna vez te has pasado media hora intentando desenredar las guirnaldas que guardaste el año pasado? Pues, con este sencillo y muy económico método, no tendrás que volver a pasar por eso. ¡Mira qué fácil! El error principal es, básicamente, enrollar las guirnaldas o tiras de luces LED sin ningún tipo de seguro o base para que no se muevan.

Muchas veces, utilizamos nuestra propia mano para dibujar un círculo mientras enrollamos y enrollamos y eso no siempre es efectivo del todo.

Algo tan básico, como un trozo de cartón, puede ayudarte a guardar las luces de Navidad en un santiamén y mantenerlas perfectas y sin enredos hasta el año que viene. Recorta un rectángulo de cartón o utiliza el rollo que queda del papel de cocina y enrolla a su alrededor cualquier tira. Al final, puedes poner un trocito de precinto transparente o atarlo con un cordón para que se no se mueva. Al terminar, puedes meterlas en una cajita o en una bolsa de tela, como las que utilizas para guardar los zapatos en las maletas, para resguardarlas un poco.

Consejos para guardar y mantener las velas

Es importante saber cómo guardar las velas de Navidad (o de cualquier tipo) para que no se deterioren con el paso del tiempo o, peor, acaben rompiéndose.

Lo mejor, tanto para las velas aromáticas, como para las velas normales, sean del tamaño que sean, es que las guardes en una caja tumbadas en un ambiente seco y fresco. Si quieres, puedes colocar en la base un trocito de papel para que no haya peligro de manchar la superficie.

Guardar la mantelería y otros textiles

Además de los adornos navideños, también tenemos mucha decoración de Navidad en los textiles de la casa: manteles y caminos de mesa, servilletas de tela, fundas de cojín, mantas e, incluso, los calcetines de papá Noel… Si quieres agrupar y guardar de una forma concreta toda la mantelería de Navidad y otros textiles, te recomendamos que, además de limpiarlos previamente y doblarlos correctamente, pongas una bolsita antihumedad en la caja donde los almacenes.

Cómo guardar las coronas de Navidad

Puede que este año hayas decidido adornar tu casa en Navidad con una corona. Si no sabes cómo guardarla para que no se estropee, lo que debes tener en cuenta, principalmente es no aplastarla, para que no corra el riesgo de perder su forma. Puedes hacerlo de dos formas: guardándola en una caja para que no haya peligro si pones algo más encima, o bien, ayudándote de una percha y colgarla. Si sigues esta última idea, puedes cubrirla con una bolsita de tela o de plástico para que no coja polvo. Si es algo más pequeña, siempre puedes utilizar una percha infantil para que ocupe menos.

Etiqueta y guarda la decoración en una caja genérica

Ahora que ya hemos terminado de agrupar todos los pequeños adornos de Navidad, tanto en cajitas como en bolsas, lo más recomendable será etiquetarlas para saber el contenido sin necesidad de abrirlas, especialmente en las cajas.

Por eso, te proponemos un truco práctico y tan asequible como poner unas pegatinas o etiquetas adhesivas en cada una con el nombre o la referencia que te ayude mejor a describir su interior (como bolas rojas, estrellas blancas, figuritas Belén, adornos azules, etc). Si quieres que sea aún más económico, siempre está la opción de escribir en la propia caja el nombre con la ayuda de un rotulador. Verás cuánto agradeces el año que viene este pequeño gesto.

Además, para que no corras el riesgo de dejar cada cajita o bolsa en un sitio diferente, te recomendamos que agrupes todos esos bultitos y los metas en una caja más grande y resistente, a modo contenedor, para que sepas que absolutamente toda la decoración está en un único sitio. A nosotros nos encanta jugar con la practicidad de las cajas de almacenaje transparentes, pero siempre puedes elegir unas opacas para que no se vea el contenido.

Trucos para guardar el árbol de Navidad

Muchas veces pensamos que por ser el objeto más voluminoso, el árbol de Navidad va a ser el más difícil de guardar. Pues verás como no es para tanto.

Para guardar el árbol de Navidad, lo mejor es que conserves la caja original en la que lo compraste porque suelen ser más grandes de lo normal y, al final, están diseñadas para tu árbol. Según el modelo de árbol navideño que tengas, podrás separar las ramitas o no. Si es el caso, ve quitando piso por piso, cerrando las ramas para plegarlas lo máximo posible, y agrupa las que sean del mismo nivel para que no se mezclen cuando las guardes. Puedes ponerles un cordón o un trocito de tela de color para identificarlo más fácil.

Cuando ya no puedas separar más partes del árbol de Navidad, te recomendamos que, antes de introducirlo en su caja, pongas una tela en el interior para poder envolverlo una vez esté dentro y así puedas resguardarlo del polvo. También puedes hacerlo con un plástico grande, sobre todo en la parte superior, para protegerlo de la humedad. Otra opción, en especial si no puedes separar las ramas, es poner la tela en el suelo, colocar el árbol tumbado encima, plegar las ramas y envolverlo todo con la tela. Justo antes de soltarlo, átalo con unas cuerdas para que no se mueva y, ahora sí, introdúcelo en la caja.

No te olvides de limpiar bien la casa

¡Ya casi lo has conseguido! El último paso que te queda tras quitar los adornos de Navidad es limpiar un poquito el salón para eliminar cualquier resto de polvo, especialmente en la zona del árbol, que es donde más fácilmente se ha podido acumular.

No hace falta que sea una limpieza intensiva, pero sí lo suficiente como para poder terminar la tarea y tener la tranquilidad de que está todo organizado. Al devolverle la normalidad a tu salón, podrás descansar como te mereces sin pensar en nada más que en relajarte y con la certeza de que el año que viene tendrás toda la decoración de Navidad organizada y lista para colocarla sin complicaciones.

¿Te han resultado útiles estas ideas? No te olvides que, al igual que al decorar el salón, guardar los adornos de Navidad también es una tarea para hacer en familia. Además, acabaréis mucho antes. Si quieres más inspiración, no te pierdas estos artículos.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.