Saltar

Redecoración de un dormitorio: El espacio de una adolescente

¿Quién pasa más tiempo en su habitación, tú o tu hija? «Stephan y yo solo utilizamos la habitación para dormir», afirma Nicole. Así pues, cuando su hija Luzie, de 13 años, empezó a ir al instituto, la familia decidió intercambiarse los dormitorios. «La antigua habitación de Luzie tenía el techo inclinado y poca luz natural, por lo que no resultaba muy cómoda para trabajar. Intercambiarnos los dormitorios fue una buena idea».

Una habitación con paredes en azul pastel y tejidos monocromáticos.
Una habitación con paredes en azul pastel y tejidos monocromáticos.
«
Siempre me gustaron los animales, sobre todo los pandas. Por eso hay muchos ositos por toda mi habitación, y telas en blanco y negro a juego».
»

Luzie

Antes: Un dormitorio abarrotado

El que fuera el dormitorio de Nicole y Stephan es más grande y más luminoso. Ahora Luzie tiene mucho espacio para leer, charlar con los amigos y hacer los deberes. Al cambiar de habitación también consiguió un espacio menos infantil. «Mi anterior habitación era muy de niña», afirma Luzie. «Había mucho rojo y estaba empapelado. Y en la cama tenía una corona. Me encanta mi nueva habitación. Siempre estoy aquí, excepto cuando estoy abajo con mi familia. Parece más de mayor».

Una relajante combinación de colores

Elige un color relajante: los pastel van muy bien. Tu habitación seguirá siendo un lugar relajante; no importa cuántos libros de colores, adornos o telas pongas después. Es importante tener una habitación relajante ya que, según la National Sleep Foundation, los adolescentes necesitan dormir una media de entre 8 y 10 horas1. «Me gusta tener una habitación de colores. Gracias a nuestra decoración casera, nuestro hogar tiene más personalidad que la mayoría». Luzie

Telas mayoritariamente monocromáticas

Luzie quiso cojines, alfombras y ropa de cama en blanco y negro para parecer mayor, pero sin dejar de lado su afición por los pandas. Las almohadas, la iluminación suave y los estantes para exponer sus objetos personales convierten el dormitorio en un lugar cómodo para leer, ver películas en el portátil o escuchar música. «Los cojines son muy útiles cuando mi amiga Matilda viene a dormir».

«
No soy mucho de desayunar, pero con un poco de suerte mi madre me trae un batido con una pajita para que me lo tome antes de ir al colegio».
»

Luzie

Guardar los artículos de escritorio

Tener la mesa siempre bien limpia y ordenada puede resultar complicado. La solución de Luzie pasa por aprovechar la pared: guarda las cosas menos importantes en estantes, cuelga en rieles sus bolígrafos favoritos, guarda los lápices en cajones y todo lo demás lo coloca en portalápices personalizados. «Mi madre y yo hicimos estos portalápices hace años. Ya no hacemos juntas tantas cosas como antes, pero todavía me gusta hacer manualidades».

«
Odio tirar las cosas, incluso las más pequeñas. Por eso mi habitación está llena de recuerdos de los viajes de cuando era más pequeña».
»

Luzie

Soluciones de almacenaje que crecen contigo

Invierte en muebles flexibles que los niños puedan usar durante muchos años o hasta que os mudéis. Cuando Luzie era más pequeña, guardaba sus cuadernos de dibujo y sus juguetes en una estantería KALLAX. Ahora cada cubo tiene la altura perfecta para guardar sus libros y carpetas del colegio, las manualidades y las bolsas en sencillas cajas blancas.

Personaliza los accesorios

Luzie pintó de blanco los cajones del escritorio para que combinaran con su espacio de trabajo. Pero su interior guarda una pequeña sorpresa... Ordenó por colores el contenido de cada cajón para que fuera más fácil encontrar el lápiz que necesita.

Una pared con fotos siempre diferentes

Crea tu propia minigalería de arte. Luzie y Nicole colgaron marcos de diferentes tamaños y colores en un tramo de la pared. Organiza tu propia colección de cuadros, pósteres y fotos, y cámbialos tantas veces como quieras. Cada pieza destacará más si las pones en una zona concreta. «Me gusta prestar atención a la decoración, porque ayuda a conseguir un lugar agradable y positivo en el que estar», afirma Nicole.

Un lugar tranquilo y ordenado

Consigue un espacio relajante limitando el número de estanterías las paredes. «Antes tenía más estantes, pero los cambié por espejos», afirma Luzie. «Hacen que la habitación parezca más grande y luminosa».

«
La nuestra no es la típica casa alemana, pero me gusta, y a mis amigos también. Es muy divertido formar parte de una familia tan creativa».
»

Luzie

Autor
1
National Sleep Foundation www.sleepfoundation.org
Fotografía: Lina Ikse
Decoración Emily: Henson