Saltar
Platos con los que ahorrar dinero y comer bien

6 platos con los que ahorrar dinero y comer bien

La cuesta de enero está aquí y, tras las celebraciones navideñas, es posible que toque reducir los gastos. Para lograrlo, es fundamental poner el foco en aquello que consumimos a diario. Por eso, en esta ocasión, vamos a darte varias ideas de platos económicos que te permitirán ahorrar y comer bien a partes iguales.

Comer rico y saludable es perfectamente compatible con ahorrar. La clave es seleccionar buenos alimentos y ajustar las cantidades para no desperdiciar nada. Por supuesto, en caso de que sobre, hay diferentes opciones para guardar la comida y que esta se conserve en el mejor estado posible hasta que puedas consumirla. Ya sea en la nevera o en el congelador, nuestro consejo es que elijas recipientes de buena calidad, preferiblemente de vidrio, que no absorben olores, y que tengan una tapa hermética o con efecto vacío para protegerlos correctamente.

Dicho esto, ¡vamos allá con los platos!

1. Tosta de arenque marinado

¿Qué hay más socorrido y duradero que los alimentos en conserva? Son un básico de la despensa, muy nutritivo, que nos puede venir muy bien cuando no tenemos mucho tiempo para cocinar. En este caso te recomendamos SILL INLAGD, nuestros arenques marinados con cebolla y zanahoria, pero puedes utilizar cualquier otro pescado en conserva que tengas en casa como sardinas, bonito o caballa.

En IKEA, apostamos por la sostenibilidad, por ello nuestro arenque SILL INLAGD cumple con el estándar internacional MSC. Esto significa que proviene de una pesca más sostenible que cuida tanto de nuestra salud como de la del planeta. ¿Qué te parece?

Para crear este plato, que puede servirte como tentempié de media mañana, entrante o merienda, necesitarás lo siguiente: pan tostado, queso crema, patata cocida, pescado en conserva y eneldo u otra hierba aromática.

Lo primero será untar una capa de queso al gusto, luego colocar una cama de patatas cocidas y salpimentadas, después el pescado y, finalmente, un toque de eneldo. ¿Qué te parece? Con ingredientes muy sencillos y de forma rápida, tendrás un plato rico en nutrientes para seguir con el día.

2. Medallones de verduras con salsa de yogur y ensalada

La segunda propuesta es una opción muy sencilla y saludable. Se trata de nuestros medallones GRÖNSAKSKAKA, hechos a base a patata, brócoli, puerro, cebolla y queso. Nosotros te lo proponemos como primer plato junto a una deliciosa salsa de yogur y una ensalada, ideal si buscas un plato vegetariano, pero pueden funcionar perfectamente como acompañamiento a carnes o pescados.

Como están congelados, solo tendrás que calentar los que vayas a consumir y guardar los que no, de forma que podrás ajustar perfectamente la cantidad según las personas que seáis para no desperdiciar ni un bocado.

En cuanto a la salsa, podrás hacerla en casa con un yogur griego natural, especias (pimienta negra, ajo en polvo…), sal, un toquecito de limón y alguna hierba picadita como el eneldo. Si no tienes yogur griego y es normal, añade un poquito de aceite de oliva virgen extra para que coja más cuerpo. Pon cantidades al gusto, mezcla bien, ¡y listo! Es ideal como punto de unión entre los medallones y la ensalada. Y lo mejor es que conseguirás un toque digno de restaurante sin salir de casa y por muy poco.

3. “Kebab” vegetal con albóndigas de verduras

Si eres fan del kebab, te proponemos una opción más económica y sostenible que, además, podrás hacer en casa en un periquete. Para ello, solo necesitarás nuestro preparado para pan KNÅDA, las albóndigas vegetales HUVUDROLL (que, además de sabrosas, tienen una huella de carbono mucho menor que las de carne) y verduras al gusto que tengas en casa. Nuestra recomendación, para que el resultado sea más llamativo y nutritivo, es que llenes tu kebab de verduritas de diferentes colores como la remolacha, la coliflor, la zanahoria o las espinacas.

Para preparar el pan, lo único que tendrás que hacer será añadir 200 ml de agua tibia y 50 ml de aceite a la bolsa, amasar, dividirlo en raciones (se pueden hacer hasta 6) y cocinar en la sartén. Lo tendrás listo sin apenas manchar platos.

El siguiente paso será cocinar las albóndigas de verduras. Están congeladas, así que podrás coger la cantidad que necesites y conservar el resto. Puedes prepararlas en microondas, en el horno o en la sartén, ¡como prefieras! Una vez hecho esto, solo quedará montar el kebab junto a otras verduras para conseguir un plato de lo más delicioso. Puedes aderezarlo con salsa de yogur como la de la receta anterior o cualquier otra que te guste o que tengas en casa: tomate, kétchup, mostaza… ¡Seguro que repites!

4. Albóndigas de salmón y bacalao con puré de patatas

La base de este plato será el puré de patatas, una receta básica que puede acompañar a un montón de platos y que es tan sencilla como cocer unas patatas, salpimentarlas y mezclarlas con un poquito de mantequilla y leche hasta conseguir la textura deseada. Si te gusta más líquido, puedes añadir agua.

Este tipo de puré, por su suavidad, combina a la perfección con sabores más destacados como el del pescado. Por eso, hemos elegido nuestras albóndigas de salmón y bacalao que, como en el caso de las vegetales, son congeladas y podrás cocinar en el microondas, en la sartén o en el horno. Además, debes saber que cumplen con el estándar internacional del MSC sobre sostenibilidad y el estándar global ASC de acuicultura responsable.

Una vez las tengas cocinadas, solo tendrás que servirlas calentitas sobre el puré y añadir alguna hierba aromática como broche final. ¡En muy poquito tendrás un plato de diez!

5. Barritas de muesli

Si necesitas un tentempié energético y a buen precio, las barritas de muesli pueden ser una gran opción. Nosotros te proponemos que las prepares en casa con nuestro mix de granola HJÄLTEROLL. Está hecho al horno y contiene una base de avena, copos de trigo y centeno, además de nueces y frutos del bosque deshidratados.

Aunque puedes tomarlo tal y como viene o mezclándolo con yogur, leche y/o fruta, en esta ocasión vamos a explicarte cómo hacer unas barritas, que son mucho más prácticas para llevar al trabajo o al colegio. Para ello, aparte del muesli, necesitarás 2 plátanos y 4 cucharadas de pasta de dátiles o miel.

Lo primero que tendrás que hacer será chafar los plátanos con un tenedor y mezclarlos con la pasta de dátiles o la miel hasta conseguir una mezcla homogénea. Después, tendrás que repetir el proceso con el muesli.

Una vez hecho esto, el siguiente paso será colocarlo en un recipiente apto para horno con papel y hornearlo durante 25 minutos, aproximadamente, a 180º. Cuando esté listo, divídelo en las porciones que desees. ¡Ya solo queda disfrutar!

6. Porridge con cacao y frutas

¿Quieres un desayuno bueno, bonito y barato? ¡Esto es para ti! Solo necesitarás agua, copos de avena, cacao en polvo y frutas al gusto. Si optas por nuestra avena HJÄLTEROLL, que también lleva semillas y quinoa, solo tendrás que mezclar 100 ml de los cereales con 150 ml de agua y calentarlo en el microondas durante un minuto y medio o dos minutos, a máxima potencia. Es posible que tengas que remover de vez en cuando hasta conseguir la textura deseada en las gachas o porridge.

Cuando la tengas, añade una cucharadita de cacao en polvo y vuelve a mezclar. Como ingrediente final, las frutas. Nosotros hemos optado por la naranja y la granada, pero también funcionaría genial con plátano, manzana o fresas, entre otras, así que escoge las que tengas a mano. Como comprobarás, es un desayuno calentito y cargado de nutrientes, ideal para hacer frente el frío de enero.

¿Qué te han parecido estos platos? Esperamos haberte ayudado a que la cuesta de enero sea un poquito más llevadera y, sobre todo, recuerda que, optes por las recetas que optes, es fundamental que conserves tus alimentos de forma adecuada para no desperdiciarlos.

Como extra, te dejamos una selección de artículos sobre el tema que pueden serte útiles para optimizar al máximo tus comidas. Tanto tu bolsillo como el planeta te lo agradecerán.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.