Saltar
Ideas para organizar la comida de la semana

Planifica tu comida de la semana sin desperdiciar nada

¿Has vivido alguna vez ese terrible momento en el que abres la nevera y… ¡oh, oh! ¡Algún alimento ha mutado en algo irreconocible!? No permitas ni un descuido más. Aprovecha la comida al máximo y evita que se ponga mala. Te enseñamos el método infalible para no desperdiciar comida. ¿Quieres saber cuál es? ¡Sigue leyendo!

Menú semanal para comer mejor y tirar menos comida

Cuando llevamos una vida ajetreada o simplemente hemos tenido uno de esos días frenéticos, lo que menos nos apetece es tener que pensar y preparar la comida del día siguiente. ¿A que sí?

Normalmente, lo que hacemos es abrir el frigorífico, mirar cuatro productos básicos e improvisar un mix que no nos lleve mucho tiempo cocinar. Y ¿cuál es el problema de todo esto? Pues dos cosas: primero, acabamos comiendo peor y segundo, no controlamos bien la frescura de los alimentos y, por desgracia, alguno de ellos visita el cubo de basura antes que nuestro paladar.

¿Solución? Algo tan sencillo como planificar nuestro menú para la semana, o como algunas personas lo conocen, como la tendencia del batch cooking. Con esto, podrás aprovechar mejor la comida, gastar menos dinero en la compra, ahorrar tiempo para ti y los tuyos y, por supuesto, disfrutar de platos fáciles y deliciosos como el primer día.

Táperes herméticos para mantener los alimentos frescos

Antes de planificar el menú semanal, asegúrate de tener los recipientes adecuados para guardar los platos en la nevera. Nuestra recomendación es que siempre elijas envases de cristal. Conservan mejor la comida sin alterar su sabor y evitas la contaminación del alimento producida por el bisfenol, un tóxico que tienen algunos recipientes y otros productos de plástico (no te preocupes, ninguno de nuestros recipientes y tapas lo contienen). ¡Cuidarás tu salud y la del planeta!

No nos gusta fardar, pero… los envases de alimentos IKEA 365+ son excelentes para estos casos. Además de la variedad de tamaños disponibles, te evitarán tener cientos de recipientes en la cocina porque con ellos puedes tanto cocinar en el horno como conservar los platos en la nevera. ¡Ah! Y también te sirven tanto para el microondas como para el lavavajillas. ¡Son perfectos!

Di “adiós” al desorden y al desperdicio de alimentos y saluda a la comida saludable y deliciosa todos los días de la semana.

¿Ya no sabes cómo guardar los táperes? Haz clic en el vídeo y anota estos consejos rápidos sobre cómo ordenarlos fácilmente.

    Planifica la comida y alarga tu presupuesto

    Para no tirar comida, lo mejor es que reserves un día a la semana para hacerte un pequeño croquis de lo que vas a comer y, por tanto, de lo que vas a cocinar. Puedes planificar las comidas, que suelen ser las conflictivas, y tener más flexibilidad para las cenas.

    No hace falta que hagas toda la comida de la semana de una misma vez, especialmente si te preocupa el espacio en la nevera. Con que prepares dos o tres días, notarás una diferencia considerable tanto en ahorro de tiempo como de comida.

    Un consejo: si sois varios en casa o quieres adelantarte a lo que pueda pasar, cocina en grandes cantidades y guarda en el congelador algunas raciones de los platos (te resultará más fácil si lo haces con táperes cuadrados apilables). Por ejemplo, puede resultarte muy útil para bandejas de carne o pescado. Así no las dejas abiertas en la nevera durante días y evitas que se pongan malas. Si no, siempre es buen momento para comprar a granel (sobre todo si solo cocinas para ti) y asegurarte de que compras solo lo que necesitas. ¡Gastarás menos y comerás igual de bien!

    Menú semanal para llevarte la comida

    Otra ventaja de planificarte la comida es que te resultará más fácil prepararte platos para comer fuera de casa, ya sea comer en la oficina o, simplemente, para un día de pícnic. ¡Ya no habrá excusa para no comer bien!

    Para transportar los alimentos, nada como una fiambrera con accesorios para que no se mezclen los sabores que no tocan. Mételo todo en una bolsa refrigerante para que aguante todo a la perfección (si quieres, puedes añadir un bloque refrigerador para que esté aún más fresquito y durante más tiempo) y ¡listo!

    ¿Sabes que la colocación de los alimentos en la nevera es fundamental para que se conserven mejor y duren más tiempo? Descubre en menos de un minuto cómo organizar correctamente la nevera.

      Menos residuos y mejor clasificados

      Cuando planificas tu comida y adoptas pequeños hábitos sostenibles, estás evitando generar más basura de la necesaria y con ello, también tendrás beneficios extras. ¿Cómo cuáles? Por ejemplo, si compras a granel, puedes rellenar tus propios tarros de cristal, evitando así que tu contenedor del plástico se llene de la noche a la mañana con las grandes bandejas y envoltorios de plástico o corcho del súper. Puedes llevar, además, bolsas de tela y redecillas para no tener que recurrir a las convencionales de plástico. U otro ejemplo, un día puedes prepararte un caldo de verduras o de carne con los restos de pieles y huesos de otras comidas que hayas pelado o fileteado. ¡Así lo aprovechas todo al 100%!

      Sin embargo, no todo es maravilloso y perfecto y por eso, somos conscientes de que no es posible evitar generar residuos al 100% (¡ojalá!), pero lo que podemos hacer es ordenarlos adecuadamente para que no nos ocupen tanto y, además, reciclemos correctamente.

      Si tienes espacio, reserva un cajón bajo para crearte una solución de clasificación de residuos. ¡Coloca los que puedas! Nosotros hemos apostado por los de nuestra serie HÅLLBAR. Además, si es un cajón extraíble, aprovecharás el espacio aún más.

      Ideas para crear un huerto urbano en casa

      ¡Cultiva tu propia comida!

      Cuando se trata de reducir la factura de la compra, cada poquito ayuda. Así que, ¿por qué no comer algo de tu propia cosecha?

      Cultivar es una afición fantástica porque no solo te permite ahorrar unos euritos, sino que te da la posibilidad de comer más sano y descubrir una preciosa rama de la jardinería y el cultivo. Y si tienes peques en casa, ¡seguro que les chifla ayudarte!

      ¿Sabes qué? Los restos de la basura orgánica (como pieles de verduras y fruta, cáscaras de huevo, posos de café…) son un abono natural excelente para tu huerto urbano. Es lo que se conoce como compost. Tan solo necesitas un contenedor bien ventilado (con una tapa para controlar el fuerte olor de la fermentación), una zona oscura para instalarlo, algo de serrín y los restos alimentarios. ¡Cuidado! No toda la comida vale. Evita añadir productos que puedan pudrirse, tales como lácteos, zumos, restos de carne y pescado, así como productos que puedan contener tóxicos, como el papel tintado.

      Y listo, sigue estos consejos y verás cómo poco a poco le sacas más partido a tu comida a la vez que ganas tiempo y dinero. ¡Aprovecha hasta el último ingrediente con estas ideas!

      Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.