Saltar
Esquina de un salón blanco con muchas plantas de interior en soportes.

Pequeños cambios para disfrutar de un aire más limpio en casa

Se habla mucho de la contaminación del aire en el exterior. Pero ¿qué ocurre con la repercusión que tiene la contaminación del aire dentro de nuestras casas y su efecto en nuestra salud? ¡Toma nota de estos consejos para hacer algunas mejoras y respirar un aire más limpio y puro en casa!

La contaminación del aire es uno de los mayores problemas de salud de nuestro tiempo, pero muchas personas no son conscientes de que esta contaminación no solo ocurre en el exterior, en las ciudades o en las calles. También debemos fijarnos en la contaminación que se produce dentro de nuestros hogares o de cualquier edificio.

Los contaminantes dentro de las casas pueden ser de varios tipos. Hablamos, por ejemplo, de los gases producidos por los combustibles que usamos para cocinar o para calentarnos; de los materiales de construcción de los edificios, pues pueden filtrar sustancias exteriores o producirlas; de sistemas de ventilación o de aire acondicionado ineficientes; de los materiales de fabricación de los muebles o, también, de los productos químicos que podamos usar (pinturas, productos de limpieza, ambientadores…).

Ahora que sabes todos los factores que pueden afectar a la calidad del aire en el interior, te contamos algunos cambios sencillos que puedes introducir para mejorar el aire que respiras en tu casa.

«
En algunos lugares del mundo, la contaminación interior es cinco veces mayor que la exterior. La contaminación del aire es un problema para las grandes ciudades en general».
»

Nanette Weisdal, jefa de desarrollo sostenible, IKEA of Sweden

1. Ventila bien tu hogar diariamente 

Uno de los trucos más sencillos para conseguir que tu casa tenga un aire más limpio es que ventiles tu hogar todos los días un par de horas. Lo ideal es que abras las ventanas y las puertas para que se genere una corriente y el aire circule. Así también eliminaras la humedad y los olores que se puedan acumular en todas las estancias.

En la cocina, opta por un extractor para ventilar correctamente las áreas de cocinado. Una placa de inducción reduce la contaminación, en comparación con una de gas. Si no es posible cambiar a una placa de inducción, puedes añadir una placa de inducción portátil TILLREDA a tu cocina. También es fundamental que ventiles con mucha frecuencia los espacios en los que tengas un sistema de calefacción que utilice combustibles como la madera o el gas (chimenea, brasero o estufa de gas) porque expulsan monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno.

¿Usas ambientadores en espray para disimular los olores de tu hogar? Cuando la ventilación no es suficiente para eliminar los olores impregnados en textiles, paredes o muebles, como por ejemplo el olor a tabaco o a humedad, solemos rendirnos al uso de aerosoles y ambientadores químicos. Estos productos suelen estar compuestos por ingredientes plásticos y derivados del petróleo. Es decir, no son ni ecológicos ni saludables, pues pueden ser tóxicos para tus pulmones y para tu piel.
¿Por qué no pruebas con algunas alternativas naturales menos corrosivas? Aquí te dejamos unas cuantas opciones.

2. Elige muebles y textiles sostenibles 

Algunos materiales de construcción, como pinturas, pegamentos o recubrimientos de suelos, así como algunos compuestos de fabricación de muebles y elementos de decoración (textiles o alfombras) pueden emitir compuestos orgánicos volátiles (ozono, monóxido de carbono o radón, entre otros).

Lo más recomendable es que optes siempre por muebles y textiles sostenibles. Es decir, que estén elaborados con materiales naturales o reciclados y que los procesos de fabricación hayan sido también respetuosos con el medio ambiente, evitando los productos químicos y el malgasto de recursos naturales.

En IKEA estamos comprometidos al 100% con la sostenibilidad y con una producción más ecológica, más limpia y saludable. En este enlace, puedes comprobar los materiales que usamos y su procedencia.

3. Cultiva plantas que purifiquen el aire 

Un estudio de la NASA ha demostrado que las plantas se encuentran entre los purificadores naturales del aire más potentes. En él, quedaba probado que las plantas eliminan toxinas dañinas del aire, como el formaldehído, que puede encontrarse en productos de limpieza y materiales de decoración. Además, se sabe que las plantas trepadoras tienen cualidades purificadoras, son fáciles de cuidar y también son seguras para las mascotas.

¡Ah! ¿Y has pensado en tener en casa un pequeño huerto urbano? Puede ser otra buena forma de purificar el aire, ser más sostenible y disfrutar de sus aromas y sus frutos. Aquí te dejamos un enlace a todas nuestras plantas naturales para que puedas elegir las que más te gusten y un vídeo sencillo para que puedas hacer tu huerto urbano en casa fácilmente.

Dale al play y descubre cómo hacer un huerto urbano en casa de una forma muy sencilla.

    4. Cambia a productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente

    Las soluciones de limpieza como el vinagre, el bicarbonato y el zumo de limón son desinfectantes suaves y naturales. ¡Olvídate de los limpiadores químicos y pásate a alternativas naturales! El limón ayuda a eliminar las manchas y neutralizar los olores. El bicarbonato se usa para limpiar las manchas del horno y eliminar los restos de comida pegada de ollas y sartenes, y el vinagre ayuda a desatascar las tuberías y deja los vasos brillantes. Combina agua y vinagre a partes iguales con un poco de limón recién exprimido para crear tu propia solución de limpieza en casa.

    La lejía y las soluciones con alcohol pueden ser tóxicas, pero entendemos que son las más recomendadas por las autoridades sanitarias para una desinfección profunda de los espacios. Lo ideal es que no abuses de su uso y que ventiles bien tu hogar cuando los utilices. A continuación, te dejamos algunos consejos útiles para limpiar la casa a fondo y algunos de nuestros productos de limpieza que te pueden facilitar la labor.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.