Saltar

Ideas de dormitorios juveniles para niños entre 8 y 12 años

¡El tiempo pasa demasiado rápido! Cuando nos queremos dar cuenta nuestros peques ya no son tan peques: han pegado el estirón. Y con ellos queremos que crezca su cuarto, adaptarlo a niños y niñas actuales, que tengan organización y espacio suficiente para todas sus cosas y, sobre todo, que se sientan muy felices en este espacio.

Por eso queremos ofrecerte estas 6 ideas de dormitorios juveniles para niños de entre 8 y 12 años más o menos. Así, podréis verlas juntos y decidir cómo queréis que sea este espacio tan importante para ellos.

1. Aprovecha los rincones de un dormitorio juvenil

Ya tienen muchos más deberes durante la semana, tienen algún que otro examen y necesitan su propio espacio para estudiar.

Hasta ahora, la mesa del comedor estaba genial para echarles una mano, pero quizás ha llegado el momento de que tengan su propia mesa de estudio en su habitación.

Si no tienes demasiado espacio, también puedes aprovechar los rincones o esquinas. Fíjate cómo en muy poco espacio puedes crear una coqueta zona para que hagan los deberes gracias a una encimera o balda de madera anclada a la pared. A su alrededor coloca algún soporte, estantería o caja para organizar todas sus cosas.

2. Dormitorio infantil-juvenil temático

Los que siempre serán los “peques de la casa” van creciendo, y ya tienen sus gustos y preferencias: ¿a tu hijo le gusta más el campo o el mar? ¿Tiene algún dibujo o libro favorito? ¿Algún hobby como la música? Puedes tematizar su habitación en función de sus gustos y preferencias. De esta forma tendrá una habitación que refleje su personalidad y en la que se sentirá muy cómodo o cómoda.

Puedes hacerlo a través de:

  • Papeles fotográficos temáticos para la pared
  • Ropa de cama con diferentes motivos
  • Alfombras infantiles que simulen campo, agua, la selva, una ciudad…
  • Juguetes de su película favorita acompañados de pósters enmarcados y otros detalles temáticos…

3. Decoración de un dormitorio juvenil: ¡a su gusto!

Es complicadísimo decirle a un niño cómo debe decorar su habitación: ellos la decoran con las cosas que más les gustan, ¡y eso es genial! No debemos obsesionarnos con la decoración de su cuarto, sino con que lo mantengan limpio y ordenado.

Los adornos autoadhesivos, las pegatinas, las fotos, los juegos o juguetes con los que siguen jugando… todo eso ya da personalidad a su dormitorio y permite que consigan su propia decoración infantil y juvenil.

4. Los textiles cambian y se adaptan a ellos/as

¿Quieres cambiar un dormitorio juvenil de forma fácil y rápida? Aquí tienes unas cuantas ideas para que el dormitorio se adapte a su crecimiento y personalidad:

  • Funda nórdica o sábanas que nos ayudan a cambiar radicalmente el aspecto de la habitación. Elegid siempre modelos transpirables y con el mayor número de hilos. ¿Sabes por qué? Porque cuanto mayor sea el número de hilos, más resistente y densa será la tela.
  • Los cojines, al igual que la funda, te permitirá cambiar el ambiente de la habitación de una forma súper fácil y rápida. Recuerda elegir ambas cosas de forma que encajen y, sobre todo, ¡teniendo en cuenta la opinión del jovencito o jovencita de la casa!
  • Como veíamos antes, la alfombra también es un punto fundamental en cualquier habitación de niños y pre – adolescentes. No solo por la decoración y la facilidad de cambiarlas, si no también por funcionalidad. ¿Cuántas veces has visto a tu hijo tirado en el suelo jugando o andando descalzo? Pues eso.
  • Las cortinas son otros de los textiles fundamentales para cambiar el aire de cualquier habitación. Pero, ¿sabes cómo vestir correctamente una ventana? ¡Mira este vídeo y te quedará clarísimo!

    5. Dormitorio juvenil compartido: ¿cómo hacerlo?

    Cuando dos hermanos comparten habitación puede haber algunos problemas, sobre todo cuando se van haciendo mayores. No le des más espacio a uno que a otro, para evitar conflictos.

    Intenta dividir la habitación en dos partes iguales y deja que cada uno exprese su personalidad en su propio espacio: ¡no tienen porqué tener los mismos gustos! Como decíamos antes, este es el momento de dejar la decoración de lado para dejar paso a sus preferencias más personales.

    6. ¡Sacadle partido a la pared!

    Las paredes son fundamentales para la habitación de cualquier niño y pre-adolescente, donde cada espacio aprovechado es un espacio ganado. Por eso te recomendamos que le saques partido a través de distintas soluciones de almacenaje y de entretenimiento: una pizarra en la que dibujar, un corcho para colgar sus dibujos, estanterías para sus trofeos o juguetes… ¡Saca el taladro!

    ¿Te ha gustado este artículo? No dudes en echarle un vistazo a nuestras ideas para hogares con peques en casa.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.