Saltar

Guía para cocinar con niños en casa esta Navidad

La Navidad llega y con ella las vacaciones de los peques que, a pesar de este año tan atípico, han tenido colegio los últimos meses. Por eso, ahora que tienen bastante tiempo libre y gran parte de él lo pasarán en casa, ¿por qué no dedicar algún rato a la cocina? Te contamos cómo hacerlo de forma fácil, segura y muy divertida en esta guía para cocinar con niños en casa.

Cocinar es una actividad ideal para disfrutar en familia y aprender. De hecho, es algo que se ha potenciado en muchos hogares a raíz del confinamiento. Es una forma de que los niños nos ayuden en las tareas domésticas convirtiendo algo aparentemente tedioso, en divertido y motivador. Además, involucrar a los peques en las tareas del hogar es estupendo para fomentar la cooperación familiar, el sentido de la responsabilidad y la igualdad de género.

A los niños les suele encantar cocinar porque les permite saciar su enorme curiosidad explorando texturas, olores y sabores, pero, sobre todo, porque es la excusa perfecta para pasar un rato divertido y de calidad con los mayores. Por ello, es fundamental que lo hagan de forma segura, siempre con la supervisión de un adulto y con el material adecuado para evitar cualquier riesgo. Así que, vamos a ver qué es lo que hay que tener en cuenta.

1. Preparación de los pequeños de la casa antes de cocinar

Antes de empezar a cocinar, es importante repasar una serie de pautas con los pequeñines de la casa para que lo hagan de forma segura tanto para ellos como para el resto de la familia. ¡Vamos allá!

  • Cocinar siempre bajo la supervisión de un adulto: lo hemos mencionado al inicio del artículo, pero incidimos en ello porque es importante que los peques tengan claro que no deben cocinar sin la ayuda de los papás, las mamás o algún otro familiar adulto que pueda solventar cualquier problema, llegado el caso.
  • Indumentaria adecuada para cocinar: lo ideal es utilizar un delantal que mantenga la ropa libre de posibles manchas, algo muy habitual en el caso de los peques. La ropa que uséis bajo el delantal no debe ser muy holgada, ya que puede dificultar el cocinado y provocar accidentes. También es recomendable usar gorro o recogerse el pelo en un moño o coleta para evitar pueda caer sobre la comida.
  • Higiene antes, durante y después del cocinado: ya lo sabíamos, pero después de todo lo que ha pasado este año, nos ha quedado clarísimo que el lavado de manos es fundamental. Por eso, antes de cocinar, es importante indicar a los niños que deben lavarse bien las manos. Pero no solo en ese momento, sino también mientras cocinan, si manipulan ciertos alimentos como los huevos, la carne o el pescado, que pueden contener bacterias perjudiciales. Además del lavado de manos, también es esencial limpiar muy bien la superficie en la que vamos a cocinar con agua y jabón, mantenerla así durante todo el proceso para que ningún ingrediente se contamine y limpiarla de nuevo al terminar.

2. Cocina con niños de forma segura con el material adecuado

Aparte de los puntos anteriores, para que la actividad sea lo más segura posible y los niños la disfruten al máximo, es necesario que tengas el material adecuado para ellos. Es decir, conseguir que la cocina se adapte a su edad. ¿Qué es lo que vas a necesitar?

Aunque en gran parte, esto dependerá del tipo de receta, hay elementos muy útiles, independientemente de lo que vayáis a cocinar. Uno de ellos es el taburete escalera, como el que ves en la foto, que les permite llegar a la cocina de forma segura y estable. Gracias a él pueden alcanzar lo que necesiten y estar a la altura de los adultos para no perderse ningún detalle del proceso de cocinado.

Además de esto, hay muchos otros utensilios de cocina que pueden ser muy útiles para cocinar con tus hijos, como nuestro kit de cuchillo y pelador SMÅBIT. Este ha sido diseñado especialmente para que los peques los utilicen de forma segura. En el caso del cuchillo, tiene la punta redondeada para reducir el riesgo de heridas.

Dependiendo de la edad, también puede ser recomendable que utilicen recipientes de plástico para la elaboración de las recetas. Así, si tiene lugar alguna caída inesperada, evitaréis que se rompa y que el suelo se llene de cristales, con el peligro que eso conlleva para los niños.

3. Apuesta por recetas sencillas y divertidas

Por último, para que la experiencia sea redonda, es importante elegir las recetas adecuadas. En este sentido, nuestra recomendación es que, para empezar, optéis por recetas fáciles de preparar que no conlleven muchos pasos y que, realmente, les apetezca hacer.

A los niños les suele encantar la repostería, especialmente las masas y todo aquello que puedan manipular con sus propias manos, así que preparar unas galletas o un bizcocho pueden ser buenas opciones. Si apuestas por las galletas, te recomendamos elegir unos cortapastas con formas divertidas como DRÖMMAR, que contiene moldes de alce, zorro, oso, ardilla, puercoespín y caracol. ¡Seguro que a los peques les encanta! Y si preferís hacer un bizcocho o cualquier otra elaboración de este tipo y te falta el molde u otro utensilio, en IKEA lo tenemos.

¡Y eso es todo! ¿Ya estáis preparados para cocinar? Seguro que los peques están deseando ponerse manos a la obra y disfrutáis de un maravilloso rato tanto en la cocina como después, degustando las delicias que hayáis preparado. ¡Aquí te dejamos varias recetas para que no se os acaben las ideas!

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.