Saltar

Día Mundial del Agua: consejos para no malgastar ni una gota en casa

El Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo con el objetivo de que recordemos lo esencial que es para todos nosotros y nos concienciemos sobre lo importante que es que hagamos un consumo responsable de ella. Desde IKEA queremos contribuir a la causa con esta pequeña guía de consejos para hacer un buen uso del agua en el hogar. ¡Vamos allá!

El agua es un recurso esencial para el ser humano pero por desgracia, no todas las personas tienen acceso a ella como deberían. De hecho, según datos de las Naciones Unidas, alrededor de 200 millones de personas viven sin acceso a agua potable. Por ello, es muy importante que los que sí lo tenemos, la usemos de forma adecuada con hábitos sostenibles en el hogar que ayuden a ahorrar este bien y, por ende, cuidar del medioambiente. Sin olvidar que, además de eso, poner estos consejos en práctica también tendrá un impacto positivo en nuestras facturas.

1. Acostúmbrate a cerrar el grifo

Cerrar el grifo durante actos tan cotidianos como el lavado de dientes o el de manos puede suponer una gran diferencia en el gasto del agua diario. Y más ahora que, por la pandemia de la COVID-19, todos hemos tomado consciencia de lo importante que es lavarse las manos correctamente y dedicamos más tiempo a ello.

Por eso, el primer consejo no puede ser otro que acostumbrarnos a cortar el agua mientras nos enjabonamos las manos o nos cepillamos los dientes. Un pequeño acto que marcará la diferencia, ya que se pueden gastar hasta 12 litros por minuto. Si multiplicas esa cantidad por todas las veces que te lavas las manos y te cepillas los dientes al día, el ahorro de agua es más que considerable.

Así que, si no lo hacías ya, desde aquí te proponemos que desde hoy empieces a poner en práctica este hábito y te lo tomes como un nuevo propósito. Por supuesto, también te animamos a que se lo cuentes a todas las personas con las que convives, sobre todo a los más peques, ya que ellos son esponjas y si empiezan ahora, mantendrán la costumbre toda su vida.

2. Instala grifos con regulador de caudal

Cambiar los grifos de casa por unos con regulador de caudal puede suponer un antes y un después para el gasto de agua. En IKEA, contamos con modelos que que pueden reducir el consumo hasta un 50%.

El que ves en la foto, para el baño, además de un filtro aireador para sistemas de alta presión que ahorra agua, también cuenta con una función de inicio en frío. Esta evita el derroche de agua caliente y permite que aparte del agua, también ahorres energía.

Y no solo contamos con opciones para el baño, sino que en IKEA también tenemos grifos de cocina que te permitirán hacer un consumo del agua más responsable gracias a su dispositivo de aireación.

¿Lo mejor? Todos nuestros modelos, tanto de baño como cocina, están probados y certificados conforme a las normas europeas y tienen 10 años de garantía.

3. Cambia la bañera por la ducha

Aunque es muy probable que ya lo hagas, no podíamos dejar de recordar lo importante que es que, a diario, apostemos por la ducha en lugar del baño, ya que se pueden ahorrar más de 100 litros de agua cada vez que lo hagas.

En el caso de los peques, aunque de bebés no es posible, cuando vayan creciendo lo más recomendable es hacer el cambio a la ducha de forma progresiva para que se acostumbren y dejen el baño solo para ocasiones puntuales como, por ejemplo, los fines de semana.

Es cierto que la bañera es un momento de placer en el que suelen disfrutar mucho jugando, pero limitarla poco a poco os permitirá ahorrar agua y cuidar del medioambiente (además de requerir menos tiempo, algo que nunca viene mal en el día a día). ¿Un consejo? Mientras sea posible, utiliza una bañera infantil dentro de la grande para que el consumo sea menor.

Por supuesto, las duchas de IKEA también cuentan con regulador de caudal, así que si tienes en mente renovar la tuya, ¡no lo dudes!

4. Utiliza accesorios que te ayuden a ahorrar agua en la cocina

Como decíamos, una actividad diaria para la que utilizamos una cantidad de agua considerable es el lavado de la vajilla. Para reducirla, por un lado, podemos cambiar el grifo como mencionábamos más arriba por uno que sea más eficaz y, por otro lado, cerrarlo mientras enjabonamos los diferentes utensilios de cocina.

¡Pero estas no son las únicas medidas! También puedes hacerte con accesorios como los de nuestra colección GRUNDVATTNET, que te permitirán lavar los platos y preparar los alimentos con mucha menos agua.

El recipiente de limpieza, que puedes ver en la foto, permite colocar los platos, vasos y demás vajilla en él mientras los estás fregando, en lugar de tener el grifo abierto. Esto es especialmente útil cuando haya manchas persistentes, ya que podrás usar ese agua y cuando el utensilio esté limpio, solo tendrás que abrir el grifo para aclararlo.

5. Reutiliza el agua

No hay nada más sostenible que reutilizar aquello de lo que disponemos y con el agua ocurre lo mismo. Sin embargo, no siempre sabemos cómo hacerlo. Por eso, desde aquí te damos varias ideas:

  • Lava las hortalizas en un recipiente como el de la foto y después utiliza el agua para regar las plantas.
  • ¿El agua de la ducha tarda en salir caliente? Pon un cubo para almacenar el agua fría y utilízala después para alguna tarea del hogar como fregar el suelo.
  • El agua de cocción de ciertos alimentos como la pasta, una vez enfriado, también puede servirte para regar las plantas.

6. Riega en el momento más adecuado

Si tienes jardín o plantas de interior, ya sabrás que regar las plantas también supone un gasto de agua considerable. Por eso, queremos darte unos pequeños consejos que te ayudarán a hacerlo de forma más efectiva:

  • Riega las plantas a primera hora de la mañana o por la noche para evitar que se evapore, especialmente los meses de más calor.
  • Evita regar en el exterior cuando haya viento fuerte, ya que también se perderá mucha cantidad de agua.
  • Utiliza un pulverizador con regulador de presión del agua para humedecer las hojas, que te permita adaptarlo a las necesidades de cada planta y, por tanto, ajustar el consumo.
  • Opta siempre por el sustrato vegetal, que permite mantener la humedad de forma mucho más eficaz.

7. Apuesta por electrodomésticos de alta eficiencia energética

Por último, pero no menos importante, otro cambio que te ayudará a ahorrar mucha cantidad de agua en casa es el uso de electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas que tengan certificado de alta eficiencia energética. Es decir, los que contengan la etiqueta A++ o A+++.

La lavadora que ves en la foto, por ejemplo, pesa la cantidad de ropa que metes para calcular la cantidad de agua y la duración del lavado con el objetivo de ahorrar energía.

En cuanto al lavavajillas, todos los que puedes encontrar en IKEA cuentan también con este certificado y te ayudarán a ahorrar muchos litros de agua al año.

Sabemos que no se puede renovar los electrodomésticos todos los días, pero puedes tenerlo en mente para el momento en el que necesites cambiarlos. ¡Tu bolsillo y el medioambiente lo agradecerán! Y no solo aquellos que tengan que requieran agua, sino todos los del hogar.

¿Has tomado nota? No esperes más y empieza a ahorrar agua día a día en casa. Ya sabes que la suma de pequeñas acciones puede suponer un gran cambio y estamos seguros de que lo notarás. Y si, aparte del ahorro de agua, te gustaría tomar otras medidas que ayuden a que tu hogar sea más sostenible, aquí te dejamos una selección de artículos que pueden serte muy útiles.

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.