Saltar

Cómo organizarse con niños en casa durante la cuarentena

Sabemos que a grandes y pequeños os encantaría pasar el día en pijama, pero si quieres que tus hijos se adapten a este confinamiento y que podáis compaginar las clases virtuales, los deberes y el teletrabajo, lo primero que debes hacer es organizar la rutina diaria en casa. Aunque somos conscientes de que cada hogar es diferente y que la teoría es más fácil que la realidad, queremos intentar ayudarte con algunos consejos sencillos para estos días. ¡Esperamos que te sean útiles!

Ahora que los niños no tienen colegio y tenemos que estar todos juntos en casa todo el día, los expertos afirman que es importante que toda la familia siga manteniendo unas rutinas similares a las habituales. No todos los hogares podrán hacerlo completamente, dependiendo de sus circunstancias laborales, pero en la medida de lo posible intenta levantar y acostar a tus hijos a la misma hora de siempre. Esto evitará que puedan tener trastornos del sueño y les ayudará a asumir esta situación de una forma más natural, para que, cuando tengan que volver al cole, no les suponga ningún problema.

Si tu trabajo te lo permite, aprovecha que estás en casa para desayunar con ellos, en familia. Puedes dedicar este momento a planificar el día con ellos, para hablarles de la importancia de una alimentación saludable o para distribuir algunas tareas del hogar entre todos. ¡Son buenos momentos para compartir charlas con tus hijos que no tenéis habitualmente por falta de tiempo!

Y después de un buen desayuno, ¡a lavarse los dientes, asearse, vestirse y a por el día!

Clases en casa

Si tienes que trabajar desde casa, es el mejor momento para que tus hijos también se pongan a hacer los deberes, a estudiar o leer un rato. Si son más pequeños pueden hacer algunas manualidades, recortables o dibujar y pintar.

¡Aquí tienes algunas actividades para entretener a los niños con materiales sencillos!

¡No os olvidéis de hacer un descanso a media mañana! Te ayudará a despejarte un rato del trabajo y tus hijos también estarán deseando que les prestes un poco más de atención. Tomaros un tentempié: una fruta, un puñado de frutos secos o un yogur… Recuerda que en estos momentos es importante mantener una dieta variada, pero saludable. Los niños no gastarán tanta energía como normalmente y no deberían abusar de alimentos ricos en azúcares e hidratos de carbono, que pueden favorecer el incremento de peso.

La hora de la comida también es un buen momento para hacer cosas en familia. Puedes involucrar a tus hijos en la elaboración de la receta del día o pueden ayudarte a poner la mesa mientras tú cocinas. Si no tienes tiempo y tienes que ponerte a trabajar en una hora, puedes dejar la comida hecha en táperes el día anterior o el fin de semana. ¿Has oído hablar del batch cooking? ¡Descubre aquí este nuevo concepto de moda para planificar tu menú semanal!

Tardes para actividades extraescolares

Las tardes se pueden hacer muy largas con niños en casa y más si tenéis que teletrabajar, pero como hemos dicho, ¡vamos a intentar mantener las rutinas habituales!

Después de comer, recoger la cocina y descansar un ratito, como harían normalmente, quizás algunos niños tengan que volver a sus clases virtuales o tienen algunos deberes pendientes. Si no es así, también podemos ayudarles a que sigan activos, con libros de actividades para mejorar su escritura, cuadernillos de matemáticas o los clásicos libros de vacaciones con diferentes ejercicios para mantener su mente activa. Otra opción es que hagan puzles y rompecabezas, incluso puedes buscarles algunos interactivos que puedan hacer en la Tablet u ordenador. También podrían empezar a escribir su propio diario y fomentar su creatividad pidiéndoles que hagan redacciones o escriban sus propios cuentos o historias.

Las primeras horas de la tarde también son ideales para practicar sus actividades extraescolares desde casa y que no pierdan la costumbre ni la habilidad. Por ejemplo, si tocan algún instrumento pueden pasar una horita ensayando o practicando idiomas, escuchando algunos audios en podcasts o con algunos libros de actividades para este fin. ¡Y no nos olvidemos del ejercicio! No podrán jugar al futbol o al baloncesto, pero sí podéis hacer alguna clase de ejercicio en casa todos juntos con algún vídeo tutorial.

Dos horas de ocio en familia

Cuando el horario laboral te permita apagar el ordenador, podéis aprovechar para merendar y decidir en familia qué vais hacer las próximas dos horas. Algunas ideas:

  • Juegos de mesa en familia
  • Una clase de yoga para niños
  • Ordenar nuestros álbumes de fotos familiares
  • Preparar alguna receta dulce sencilla: un bizcocho, unas galletas, una tarta…
  • Enseñarles a cuidar las plantas, el jardín o el huerto, si disponéis de estos espacios.
  • Organizar sus armarios y su habitación con ellos.
  • Ver alguna película todos juntos
  • Organizar sus juguetes y hacer limpieza
  • Hablar con sus amigos o con la familia por video llamada
  • Aplausos a las 20:00 horas en el balcón o jugar al “veo-veo” con tus vecinos

¡Tempranito a la cama! 

Aunque con la excusa de no tener cole los niños se quieran quedar más tarde viendo la tele de noche, debes intentar acostarlos a su hora habitual. ¡Permíteles cambiar sus horarios solo el fin de semana! Así, sus semanas en casa transcurrirán con más normalidad y podrán descansar lo suficiente para seguir afrontando sus clases virtuales o tareas.

Puedes terminar la jornada leyendo un libro con ellos o contándoles historias de tu niñez o de los abuelos. ¡Aprovecha estos días para hablar más con tus hijos y compartir momentos únicos!

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.