Saltar

Cómo enseñar a los niños a ser ordenados

Enseñar a los niños a ser ordenados es un hábito saludable y útil para su futuro. ¿Por qué no aprovechas estos días que estáis todos en casa para empezar a inculcarles la importancia del orden? ¡Nosotros tenemos algunos consejos que pueden ayudarte!

Tener nuestra casa ordenada nos ayuda psicológicamente a estar más tranquilos y a ser más felices, como diría Marie Kondo, la gurú del orden. Estos beneficios también afectan a los más pequeños de la casa, pero, además, ordenar sus cosas también les ayuda a tener más autonomía y a mejorar su autoestima. Es una forma de demostrarles que ellos pueden hacer cosas por sí solos, que tienen sus roles dentro de la casa y que confiamos en ellos para hacerlo.

Para que los niños aprendan la importancia del orden son fundamentales dos aspectos: comenzar con el aprendizaje tempranamente y predicar con el ejemplo. ¡Tus hijos no serán ordenados si tú no lo eres, aunque nunca es tarde para serlo! ¡Apunta estas pautas y en poco tiempo descubrirás cómo el orden ayuda a tus hijos y a una mejor convivencia familiar!

Enseñar a ordenar desde que son pequeñitos

Los expertos en psicología infantil coinciden en que cuánto antes empiecen a recoger sus juguetes y sus cosas, más fácil será para ellos asimilarlo como un hábito. Al principio, con dos o tres años, no entenderán por qué se les pide hacer esa tarea, pero puedes ayudarles a que vayan acostumbrándose a hacerlo. ¿Cómo? Lo principal es que vosotros, los papis y mamis, también seáis ordenados. A esta edad los niños copian todo lo que ven y escuchan a su alrededor con mucha rapidez y facilidad.

Por otro lado, también podéis hacer de esta tarea un juego o cantar canciones para este fin. Les ayudará a entender mejor que tienen que recoger sus juguetes cuando acaban de jugar. En un principio podéis ayudarles a recogerlos y explicarles donde deben colocar cada cosa, pero con el tiempo es importante, que, aunque no recojan todo en el momento, no lo hagáis vosotros, porque se acostumbrarán a esa comodidad.

Aunque los niños no sean tan pequeños estos consejos también os servirán. Quizás les lleve más tiempo que incorporen esta rutina a su día a día, pero poco a poco lo podéis lograr todos juntos, empezando por que vosotros le deis la importancia necesaria al orden del hogar.

Muebles adaptados a su edad 

Para que tus hijos puedan tener sus cosas ordenadas necesitan un espacio propio, adaptado a ellos, a sus necesidades. Por ejemplo, es necesario que tanto la cama, el armario y su escritorio sean los adecuados según su edad y sus medidas corporales, para que precisamente puedan ser independientes en cada momento y en cada una de sus actividades.

Todos nuestros muebles infantiles están pensados y adaptados para conseguir espacios seguros y acogedores. Si quieres ver nuestras opciones, aquí tienes la sección de habitaciones infantiles y juveniles.

Cada cosa en su sito con cajas y organizadores

Ya sabemos que los niños no paran y más cuando son pequeños. Por eso es necesario que cuenten con una zona de juego donde dejar volar su imaginación y esparcir con libertad todos sus juguetes. No es negativo que lo hagan, siempre y cuando los recojan una vez termine la hora de jugar. Para ello, debes facilitarles lo máximo posible la recogida con baúles, cajas o armarios destinados únicamente para sus cosas.

Con nuestro sistema modular TROFAST tienes un montón de opciones de diferentes tamaños y colores para adaptar el almacenaje de juguetes (o cualquier otro objeto) a cualquier espacio.

Además, cada caja debería tener un solo uso, para que ellos puedan distinguir mejor donde poner cada cosa. También puedes etiquetar con algún dibujo sencillo las cajas, si todavía no saben leer, para que las reconozcan a simple vista. ¿Y qué te parece nuestro carrito FLISAT? Un cajón y un juguete que tu peque puede llevar allá donde vaya.

Quizás no cuentas con el espacio o incluso tengas que tener sus juguetes en el salón, pero aquí también pueden tener su lugar en cajas, carritos o algún armario del mueble principal de la estancia.

Te dejamos por aquí algunas opciones de cajas para ordenar las cosas de los peques.

Y aquí tienes un vídeo donde te mostramos algunas opciones para guardar los juguetes en el salón.

    Ordenar también su ropa y zapatos

    Poco a poco y cuando se van haciendo más mayores, las tareas de organización y orden en casa deben abarcar más que sus juguetes y su habitación. Podéis empezar con enseñarles a organizar su armario, colocando siempre las prendas en el mismo sitio, también en cajas u organizadores de armario, para que sepan que cada cosa tiene siempre su lugar.

    Luego podéis ir introduciendo nuevas tareas, como colocar sus libros y dibujos en su escritorio, las cosas que no usa habitualmente debajo de la cama y los zapatos en el zapatero, en vuestro recibidor o en su armario destinado para ello.

    El siguiente paso sería que comenzara a hacer la cama, ayudar a poner la mesa o recogerla y el fin de semana una tarea semanal para limpiar o recoger otra estancia de la casa. Así, entenderá que el orden se tiene que extender a todo vuestro hogar. Deben entender, explicándoselo tranquilamente, que, si ayudan en casa y que, si se mantiene el orden, luego podréis disfrutar de más tiempo libre juntos y de que es necesario para no perder tiempo buscando cosas.

    ¡Esperamos que te hayan servido nuestros tips! ¡Si quieres saber más sobre cómo el orden influye en nuestro bienestar emocional, en el siguiente artículo te lo contamos!

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.