Saltar

Cómo crear una zona de trabajo si no tienes espacio

¿Tienes que teletrabajar, pero no tienes espacio para un escritorio? Aquí tienes 3 alternativas al escritorio convencional para crear tu espacio de estudio durante estos días. Aprende a aprovechar al máximo el espacio de tu casa y haz de cualquier rincón un lugar perfecto (o casi) para ponerte a trabajar.

¡No te lo pierdas! 
 

Como en las mesas nido completas, una mesa baja con tareas escolares sale de debajo de una mesa con la vajilla a punto de ser colocada.
Como en las mesas nido completas, una mesa baja con tareas escolares sale de debajo de una mesa con la vajilla a punto de ser colocada.

Un soporte para el ordenador  

Cuando no tienes ni una sola mesa en la que poder trabajar y necesitas quedarte en casa, esta es tu alternativa perfecta. También te serviría un cojín cómodo para apoyar el ordenador, pero mejor si cuentas con un soporte específico como este. Así tendrás también una base plana donde poder leer o escribir sin moverte del sofá. ¡No ocupan espacio y son económicos y te permitirán trabajar incluso desde la cama! 

Asegúrate de colocarte en una zona cerca de una fuente de luz natural, como una ventana. Si no es posible, ten cerca una lámpara que te proporcione luz fría desde arriba, tipo LED. Otra opción es colocar una lámpara LED con USB que puedas conectar al ordenador, como nuestra lamparita  JANSJÖ.  

¡Ah! No olvides tener a mano tus cascos para ponerle a tu trabajo la mejor banda sonora. ¡Manos a la obra!  

Mesas auxiliares, nuestro nuevo escritorio 

En ocasiones, ni siquiera podemos tener a mano una simple silla de estudio y mucho menos un soporte para el portátil, pero necesitamos urgentemente hacer un trabajo. Ante una emergencia como esta ¿qué podemos hacer? Nuestra propuesta se basa esta vez en algo tan sencillo como una bandeja que puedas colocar sobre tus piernas.   

En esta mesa-bandeja tenemos el espacio justo y suficiente para salir del paso. Y el resto de los objetos, como bolígrafos y cuadernos, podemos ponerlos en un organizador de escritorio para tenerlo todo condensado en un mismo recipiente. Si no dispones de esto último, un vaso o un tarro te servirán también como cubilete improvisado.   

Otra opción es si tienes una mesa auxiliar con una altura suficiente para colocarte en el sofá para que te sirva de apoyo. 

VITTSJÖ es ideal para estas situaciones, ya que tiene una doble función: es un soporte para el portátil y una mesa auxiliar cuando no necesitas trabajar y puedes acercarla al sofá o sillón todo lo que necesites porque está diseñada para eso especialmente. 

La mesa que aparece y desaparece

Cuando el tiempo y el espacio son muy limitados, es posible que las cosas tengan que ir superponiéndose literalmente unas encima de otras.   

Para la última de las alternativas al escritorio convencional, os proponemos que os aliéis con la magia de las patas regulables, como las de OLOV. Tan solo debes medir la mesa de tu salón y hacerte con un tablero un poco más estrecho que esta (comprobando que la tabla que por dentro de las patas de la mesa). Añádele las patas ajustables y ¡voila! Habrás creado tu propio escritorio.   

Será tan fácil como que, cuando quieras trabajar, extiendas de debajo de la mesa tu pequeño estudio. Y cuando llegue la hora de comer, solo tienes que volver a deslizar el escritorio debajo de la mesa y juntarte con la familia para cenar.  

Si tienes un salón pequeño y tienes que hacer malabares con el espacio, aquí tienes un vídeo con algunas ideas para aprovechar mejor el espacio:

    Y si también quieres adaptar tu salón para hacer ejercicio en casa, aquí tienes algunas idea que te pueden ayudar a montar tu gimnasio en casa o practicar yoga.

    ¡Y listo! Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda y consigas trabajar de una forma mucho más cómoda desde casa. 

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.