Saltar

Cómo decorar un salón con dos estilos diferentes

¿Quieres darle un cambio radical a tu salón sin mucho trabajo? Te demostramos cómo se puede ver de diferente un espacio con pequeños cambios de color, distribución y accesorios de decoración. En este caso veremos un salón con carácter fuerte y elegante que se transforma en un lugar más acogedor y moderno, con una gama de colores más claros. ¡Un mismo salón con una decoración totalmente diferente!

Dar un nuevo estilo a una habitación consiste en definir los detalles: los patrones de cojines, las formas de las lámparas y la decoración de las paredes marcan la diferencia.
Dar un nuevo estilo a una habitación consiste en definir los detalles: los patrones de cojines, las formas de las lámparas y la decoración de las paredes marcan la diferencia.

Colores oscuros y un carácter marcado

A veces nos da miedo utilizar colores oscuros en la decoración y mobiliario de nuestra casa. Pero, ¿por qué? Fíjate en cómo este salón adquiere un carácter fuerte y elegante, incluso cierto aire “dramático”. Es ideal para todos aquellos que tengáis un salón bien iluminado, grandes ventanales y ¡mucha personalidad!

Las paredes oscuras ayudan a darle mayor presencia a los cuadros y decoración que colgamos en ellas, mientras que el sofá burdeos con estos cojines estampados, tiene un estilo clásico traído directamente al siglo XXI. ¡Y lo cierto es que no desentona nada!

Los pequeños “ladrillos” que construyen este salón

¿Cómo decorar un salón como el que hemos visto antes? Para crear una imagen final como esa, se necesitan muchas piezas que la conformen.

Por un lado, textiles cálidos en colores oscuros, clásicos y estampados. Es decir: flores u otro tipo de estampados clásicos en los cojines, colores como el verde oscuro o el color burdeos / color vino, tejidos suaves, pelo largo o terciopelo…

En cuanto al resto, metales y tonalidades neutras que consigan armonizar el conjunto, dándole un toque más actual y menos recargado.

El mismo salón, distinto estilo

¡Te garantizamos que el salón sigue siendo el mismo, aunque no lo parezca! Le hemos cambiado completamente la distribución del mobiliario principal, poniendo en este caso el sofá bajo la ventana. Esto nos recuerda que no siempre la distribución que elegimos en un principio para nuestro salón ha de ser la mejor o la única. ¡Ni mucho menos!

El denominador común es la pared, que continúa siendo oscura, así como estampados en textiles y decoración. Aunque el resultado es completamente diferente.

Experimentar con patrones y textiles para conseguir los resultados deseados

Los patrones son un tesoro cuando se trata de introducir un toque único en el salón. Vemos de nuevo alfombras y cojines estampados, así como lámparas de líneas rectas y materiales como el metal. La base del salón, si comparas esta foto con la anterior, verás que es muy similar. Mientras tanto, el resultado es muy distinto.

Con esto, queremos que reflexiones acerca del estilo de tu salón. Cómo puedes cambiarlo de una forma sencilla, manteniendo tu estilo pero con un resultado completamente opuesto solo cambiando su distribución o ciertos colores clave. ¿Creías que era posible?

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.