Saltar

Cómo decorar la pared del salón con cuadros

Hoy convertimos nuestros hogares en toda una galería de arte. Aprende a decorar las paredes con cuadros, fotografías y láminas, y crea tu composición particular. No tengas miedo a experimentar con colores, diseños y tamaños. Te damos unos trucos para que sepas cómo hacerlo.

¡A decorar se ha dicho!

Una mujer colocando una foto enmarcada en una galería mural de imágenes e ilustraciones.
Una mujer colocando una foto enmarcada en una galería mural de imágenes e ilustraciones.

1. Crea tu propia estructura

Antes de empezar a colgar nada, y arrepentirnos de los agujeros de más que hemos hecho, debemos plantearnos qué distribución queremos. Lo mejor es hacer diferentes pruebas hasta encontrar la que más nos guste. ¿Cómo lo hacemos? Existen diferentes formas: puedes ayudarte de plantillas ya creadas o bien hacer tu propio diseño. Para esto último, coloca los cuadros enmarcados encima de una alfombra (para que ni se estropeen ni dañen el suelo) y ve realizando diferentes pruebas. Cuando encuentres una que te guste, ayúdate de tu teléfono móvil. Saca una foto y después utilízala como referencia para replicar el diseño en la pared.

Como hemos comentado, otra de las opciones para ayudarte a decorar las paredes es tener una plantilla. Si no disponemos de una, no te preocupes, la podemos crear nosotros mismos. Es tan sencillo como hacer recortes de papel del tamaño de los cuadros o las fotos (siempre con marco ya incluido) y pegarlos con un poco de celo en la pared. De esta forma, podrás ver cómo queda exactamente en el espacio que vas a decorar.

2. Diseña una de las obras

Crear tu propia obra de arte es una manera fácil de hacer que la pared de tu galería sea aún más única y especial. Puedes hacerla de muchas maneras: con una foto de un momento que siempre quieras recordar, un dibujo, una carta, unas cuantas hojas para marcar la estación del año e incluso con una combinación de telas que te guste. Cualquier cosa puede ser perfectamente válida.

3. Del centro hacia fuera

Con la estructura decidida y las obras seleccionadas, ha llegado el momento de colgar los cuadros. Puedes empezar por donde quieras, pero nuestra recomendación es comenzar con la pieza más grande, a poder ser, de dentro hacia afuera.

Marca las esquinas superiores del marco más grande en la pared y pon un gancho a medio camino entre las dos marcas. Una vez que esta pieza central está colocada, ya tendremos un punto de referencia con el que trabajar hacia el exterior del diseño. Seguiremos a partir de aquí con las piezas de tamaño mediano y acabaremos con las más pequeñas alrededor de los bordes.

4. Juega con los marcos

Los marcos de fotos también son un complemento con el que experimentar para nuestra galería. Así que no tengas miedo a combinarlos entre sí por muy opuestos que te parezcan. Las estructuras irregulares y de diferentes colores y texturas le darán un toque moderno y más desenfadado. Si no te gusta el resultado, no te preocupes, puedes hacer una composición más homogénea y monocromática, que siempre aporta un matiz mucho más ‘limpio’ y elegante.

En internet hay muchas combinaciones distintas para que te inspires y elijas la que más te guste. Así que no tienes excusa para no encontrar inspiración. Sencillamente, céntrate en qué quieres transmitir. Tú decides.

¿Te han gustado estos consejos para decorar las paredes del salón? No te pierdas el resultado de cómo crear tu propia galería de cuadros en el siguiente vídeo de nuestra línea de contenidos ‘Listo en un pispás’. ¡Esperamos que te guste!

    Nos encanta ver a nuestros clientes ser creativos con nuestros productos. ¡Ve a por ello! Pero tenga en cuenta que alterar o modificar los productos de IKEA para que ya no puedan revenderse o usarse para su propósito original, significa que se perderán las garantías comerciales de IKEA y su derecho a devolver los productos.