Saltar

Cómo crear una presentación de mesa de manual

¿C´ómo podemos decorar la mesa para una ocasión especial sin caer en un estilo muy formal o demasiado serio? En el siguiente artículo, te ofrecemos una propuesta sencilla para poner la mesa de una forma original, elegante y fresca. No te pierdas estos consejos básicos e inspírate con esta idea de decoración pensada para 6 comensales.

Cuando tenemos un evento en casa nos encanta recibir adecuadamente a los invitados y hacer que se sientan como en su propio hogar, ¿verdad? Para las personas detallistas, cada elemento juega un papel importante y, por eso, siempre pensamos nuevas formas de sorprender y hacer que el ambiente esté en perfecta armonía. Y, ¿qué mejor que una bonita decoración de mesa para conseguirlo? A continuación, te dejamos con una idea muy fácil y económica para decorar una mesa en tonos azules. ¿Quieres verla? ¡Adelante!

Elementos para decorar una mesa para 6 personas

Como hemos avanzado, esta propuesta está pensada para una comida en casa para 6 invitados, pero recuerda que puedes adaptarla perfectamente al número de comensales que quieras.

En la siguiente lista, te resumimos todos los elementos que hemos seleccionado para decorar esta mesa. Más abajo, te explicaremos paso a paso cómo montar la mesa y cómo hemos elegido cada objeto para combinarlo.

Para replicar esta decoración, necesitarás:

  • 6 tablas de cortar
  • 6 platos normales, para ensalada y de pan
  • 6 juegos de cubertería normal y de postre
  • 6 copas de agua
  • 6 copas de vino
  • Un mantel, tela para crear otro gran mantel y un camino de mesa
  • Libros antiguos
  • Flores
  • Velas

1. Temática principal y colores

Para decorar una mesa, sea del estilo que sea, el primer paso es elegir una paleta de colores con la que adornarla. También puedes ayudarte de una temática concreta para darle un toque diferenciador y divertido. Nosotros, en este caso, nos inspiramos en una comida para amantes de lectura.

Teniendo en cuenta la temática y que se trata de una comida y no de una cena, nos hemos decantado por los colores claros, como un blanco neutro con toques azul cielo y algunos elementos naturales. Además, le hemos dado un punto creativo con unos cuantos libros antiguos que siguen estos tonos.

2. Textiles para la mesa

Para poner las bases de tu mesa, escoge los tejidos que la acompañarán. Los manteles la protegerán y los caminos de mesa delimitarán el espacio reservado a cada comensal.

Para la primera capa, pon una tela por metros justo por encima del suelo. Después, añade un mantel de tamaño estándar. Por último, pon unos caminos de mesa del color elegido para crear el contraste de tonos.

¿Lo ves muy formal? Puedes prescindir de la primera capa para que la mesa tenga más aire y quede más desenfadada. El resultado será igual de favorecedor.

3. La vajilla y la cubertería

Ahora pasamos a lo que denominamos como "el alma de la mesa". Para este punto, tendremos que tener muy claro el menú que vamos a servir y, en base a este, seleccionar los platos que mejor se adapten a él.

Para este caso, empieza por la base (nosotros elegimos una tabla de cortar de madera para crear un contraste más interesante) y a continuación ve añadiendo el plato principal, el plato de ensalada, el cuenco para la sopa, el plato de pan y la cubertería (tanto la normal como la de postre).

Para darle un bonito toque más personal, envuelve las servilletas de tela en una hoja de libro a modo de tarjetas de comensal y añade una ramita.

4. Copas de vino y vasos

¿Te preocupa elegir adecuadamente el maridaje para acompañar cada plato? Estamos convencidos de que cada uno debe elegir lo que más le guste, así que olvídate de esa norma pasada de moda que dice que con pescado hay que tomar vino blanco y con carne, vino tinto. ¡Las reglas las marcas tú!

Pon a cada comensal una copa de agua, otra de vino blanco y otra de tinto. Si no quieren alguna de ellas, se la retiras.

5. Un centro de mesa original

Los centros de mesa siempre son una apuesta segura para darle ese toque final a la decoración de la mesa. En este caso, te proponemos una idea súper original, fácil de hacer y tremendamente económica: libros antiguos y ramitas naturales.

Puedes usar adornos que ya tengas en casa o flores que recojas del jardín. Lo importante es que el centro de mesa no sea demasiado alto. Una vez sentados a la mesa, quieres ver perfectamente a todos los comensales, ¿verdad? Para crear una composición equilibrada, dispón los adornos en grupos de número impar. Y para no estropear la experiencia culinaria, olvídate de las velas aromáticas o las flores con una fragancia fuerte.

¿Qué te ha parecido? Sigue inspirándote y descubre nuevas formas de decorar la mesa para tus comidas y cenas en casa. Deléitate con esta selección especial de ideas:

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.