Saltar

7 ideas para comer en la terraza: todo lo que necesitas

Cuando el buen tiempo, el sol y el calorcito llaman a nuestra puerta lo que más nos apetece es disfrutarlo el mayor tiempo posible. Y si encima lo hacemos en casa, ¡pues mejor que mejor! Si tienes la suerte de tener un espacio como una terracita, un patio o un balcón, tienes un gran tesoro, así que, nuestra misión es enseñarte a sacarle el máximo partido. ¿Quieres?

En este artículo te contamos cómo disfrutar de una comida en la terraza (o cualquier espacio de exterior) repasando punto por punto todo lo que necesitas para estar la mar de a gusto y que tu compañía (si la tienes) también lo esté. Un pequeño avance: una de las claves para preparar una comida en la terraza de lo más agradable es tener en cuenta los pequeños detalles y el menú que ofrecerás.

¡Que lo disfrutes!

1. Mobiliario y decoración de exterior

Independientemente de si tienes una terraza grande o una terraza pequeña, los muebles plegables y ligeros siempre son una buena idea cuando hablamos de exterior, sobre todo si queremos organizar una comida en casa. Así, podremos adaptarla fácilmente a nuestras necesidades de cada momento y circunstancias.

Las mesas y las sillas plegables, por ejemplo, nos permiten tener más o menos espacio de paso, siendo súper prácticas y cómodas de poner y quitar.

Y ya que hablamos del entorno, no está de más que acondiciones la terraza con unos cuantos complementos para que reine el confort. Por ejemplo, te recomendamos que añadas unos cojines de exterior e, incluso, que tengas a mano alguna mantita por si refresca. Estos son detalles que harán que puedas estar horas y horas en la terraza sin que te des cuenta y la sobremesa no tenga fin.

¡Ah! Si tienes la opción, reserva un espacio para colocar algún mueble de exterior que te sirva como zona de almacenaje. Puedes utilizar, de este modo, una estantería o un pequeño armario con puertas para tener a mano todos estos objetos que necesitas, como las mantas que mencionábamos e, incluso, complementos para tu comida en la terraza, como las servilletas o el mantel para la mesa. Así no tendrás que hacer tantos viajes de aquí para allá para poner la mesa. Además, será el lugar perfecto para guardarlo todo una vez termines y protegerlo del exterior. Súper práctico y cómodo, como debe ser.

2. ¿Una comida sin música? ¡Dale volumen!

Nos encantan los pícnics y las comidas en la terraza, pero sin música son la mitad de divertidos. Incluso cuando es un aperitivo “para ti mismo”, ¡la música es necesaria!

En este caso, nuestro altavoz ENEBY nos parece una opción maravillosa para sacar a la terraza, ya que es portátil. Puedes conectarlo y escuchar música desde el teléfono móvil, el ordenador o cualquier otro dispositivo con conexión Bluetooth.

Además, piensa que no tienes por qué colocarlo sobre la mesa, ocupando un espacio innecesario, sino que puedes colgarlo de su asa. Irá contigo allá donde lo necesites.

3. Barbacoas: una comida rápida y rica

Las barbacoas son las grandes aliadas de las comidas y cenas en nuestra terraza, incluso cuando el espacio es reducido.

Para tu comida de balcón o terraza en la ciudad no puede faltar una barbacoa en la que hacer tus platos favoritos, ya sea carne, pescado o verduras. Pero, sobre todo, porque es una forma sencilla de hacer una comida al aire libre, con amigos, sin tener que estar entrando y saliendo de casa para cocinar. ¡No hay nada más representativo de la primavera y el verano que las barbacoas!

4. Comida en la terraza: elige un menú variado y apto para todos

Eso sí, debemos tener en cuenta las personas que van a comer con nosotros a la hora de elegir el menú y organizar una comida en la terraza.

Quizás no todo el mundo coma carne o, simplemente, no le apetezca. Por eso, es genial que saques un picoteo previo a la barbacoa o que ofrezcas variantes de la carne que vas a hacer, como salchichas vegetales u otro tipo de comida vegetal (¡en IKEA tenemos muchísimas opciones!).

Te recomendamos que optes por varios platos (a poder ser, en su mayoría, saludables) para que todos coman ¡genial! Además, si hay algo que nos permite el buen tiempo es optar por recetas más fresquitas en las que la fruta y la verdura tengan más protagonismo en nuestras mesas. Así que será pan comido.

5. Plantas para decorar la terraza

¿Tienes una terracita y no tienes plantas? Ay… ¡Qué vamos a hacer contigo!

Colocar unas cuantas plantas siempre es una gran opción para mejorar el ambiente de tu terraza. Si quieres, puedes ponerlas con diferentes tipos de macetas para darle variedad de materiales y colores al espacio, o utilizar unos soportes para macetas para jugar con sus alturas.

Por otro lado, también nos encanta la idea de crear un pequeño huertecito urbano en la terraza, con plantas aromáticas que sirvan para aderezar tus platos: menta, tomillo, albahaca…¿Qué te parece la idea?

6. Vajilla de plástico reutilizable

La vajilla tradicional quizás es demasiado frágil, pesada o formal para un picoteo o comida en la terraza.

Nosotros te recomendamos que optes por una vajilla de plástico reutilizable que es genial para comer incluso de pie (no pesa nada), no se rompe, es lavable y… ¡Es preciosa!

En IKEA, tenemos un firme propósito con la sostenibilidad y, por ello, diseñamos esta línea de plástico renovable, una opción más respetuosa con el medio ambiente que cuida de ti y del planeta.

7. Iluminación de exterior adecuada

Hay pícnics, comidas y cenas en la terraza que se pueden alargar mucho y lo sabes. ¡Seguro que te ha pasado más de una vez! Pues bien, para estar preparados para ese momento, te recomendamos que te anticipes y tengas instalada una buena iluminación de exterior.

Puedes elegir modelos solares como nuestra colección SOLVINDEN: guirnaldas, lámparas de techo, lámparas de mesa… Combina varios puntos de luz para tener una terraza de lo más acogedora para estas noches de primavera y verano.

¿Qué te ha parecido? ¡Disfruta al máximo de tu terraza o balcón! Si te ha gustado esta idea y te has quedado con ganas de más, no puedes perderte esta selección especial de artículos. ¡Seguro que te inspiran un montón!

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.