Saltar
Un gato gris oscuro camina por un marco para cuadros MOSSLANDA montado en una pared blanca de un salón.

5 ideas originales con nuestros estantes para cuadros

Los estantes para cuadros son más versátiles de lo que nos pensamos. Poniéndolos de distintas formas e incluso añadiéndoles diferentes complementos (y no, no nos referimos al gato de la portada, aunque nos encante) podrás darle infinidad de funciones nuevas. ¿Quieres ver algunos ejemplos? No te pierdas esta recopilación de ideas sencillas y originales para darles diferentes usos a nuestros estantes para cuadros MOSSLANDA.
¡Imaginación y creatividad al poder!

Una mesilla de fabricación propia, hecha a partir de dos estantes para cuadros MOSSLANDA apilados uno sobre el otro con una tira LED dentro.

1. Una mesita de noche

¿No tienes suficiente espacio para una mesita de noche en condiciones? Puedes tener una igual de funcional y bonita juntando dos estantes para cuadros. ¡Es muy fácil! Coloca uno de los estantes en posición «normal» (es decir, en el caso de MOSSLANDA, con el reborde hacia arriba). Después, pon el otro encima pero justo en la posición contraria (es decir, boca abajo). Así habrás creado una mesita de noche de doble estante. Podrás guardar cosas en el espacio que has dejado en medio y darle ese toque personal con un poco de decoración por encima.

¿Te falta algo? Una tira de luces LED será la sustituta perfecta a la lamparita de noche convencional.

2. Una pared trepadora para gatos

Si tienes gatos en casa, esta idea seguro que te parece de lo más curiosa. Seguro que, por más juguetes especiales que tengas para tu mascota, más de una vez tu gato ha acabado jugando con el objeto más simple de la casa, como una caja de zapatos. Así que, ¿por qué no probar con esta propuesta?

Nosotros convertimos esta pared en un área de juegos dinámica y original a base de estantes para cuadros de diferentes longitudes (algunos estantes los cortamos) y a distinta altura y distancia (siempre con cuidado, eso sí). Y en un abrir y cerrar de ojos habíamos creado una gran fuente de diversión y entrenamiento para gatos. ¡Es estupendo para que descarguen toda su energía!

Si te gusta esta idea, te recomendamos que pongas trozos de una tela tipo alfombra o moqueta en el interior del estante, para que los gatos puedan arañarlos sin estropearlos. ¡Ah! Y si quieres rematar este parque gatuno, usa soportes de pared para colgar sus juguetes. Les encantará.

Un truco con MOSSLANDA de IKEA usa estantes para cuadros fijados en vertical para almacenar equipamiento deportivo y paraguas.

3. Un organizador vertical

Esta idea es perfecta para clasificar y organizar esos objetos largos y finos que nunca sabemos muy bien dónde colocar. Por ejemplo, en este caso lo hemos utilizado para el material deportivo y equipamiento (como raquetas, palas, bates…), pero también puedes utilizarlo para otros objetos más comunes, como un paraguas grande.

Para hacerlo, tan solo tienes que poner unos estantes para cuadros verticalmente. Calcula la distancia exacta que quieras dejar entre unos y otros (puedes ponerte unas pequeñas marcas en lápiz para ayudarte). Una vez colocados, fija pomos tanto la parte inferior como superior de cada estante. Por último, coge un cordel y pásalo por los pomos, uniéndolos, para crear una especie de «valla» que permita sujetarlo todo bien. ¿Qué te parece?

Un estante para cuadros fijado de arriba a abajo como estante de almacenaje de abrigos con pomos fijados y una tela por delante para ocultar el desorden.

4. Un colgador de ropa

Aquí jugamos de nuevo con la multifuncionalidad y convertimos el estante para cuadros en un colgador y una balda. Vamos, lo que llamaríamos un “dos por uno” de toda la vida. Esta idea viene de lujo para pasillos, recibidores pequeños u otras zonas más estrechas donde necesitemos un lugar en el que colgar cosas y colocar otras más pequeñas justo encima. Por ejemplo, si hablamos de un pasillo o recibidor, puedes colgar el bolso o la chaqueta y dejar las llaves en un bol encima. Tan solo, pon un estante para cuadros largo en la pared (o une dos más pequeños para repartir el peso) boca abajo. Pon pomos o ganchos y si quieres ocultar un poco más lo que cuelgas, pon una tela ligera con un trozo de cable tras el borde pequeño.

Un cajón de escritorio hecho a mano con dos estantes para cuadros fijados bajo una mesa y cajas de plástico transparentes a modo de cajones deslizantes.

5. Un cajón para el escritorio

Añade almacenaje extra a cualquier mesa sólida de madera con una superficie o dorso plano. Para ello, fija los laterales de dos estantes para cuadros MOSSLANDA con un espacio entre ellos (en el ejemplo de la foto dejamos unos 23,5 cm exactamente) para colocar una caja que nos sirva de cajón (en este caso, nuestra caja SAMLA).

Si insertas, además, una lámina de madera fina y resistente (21,5 x 55 cm) por las ranuras, tendrás un estante adicional. Útil, ¿verdad? Ahora tu mesa de trabajo podrá tener ese cajón que tanta falta te hace.

¿Qué te ha parecido? Seguro que se te ocurren muchas más ideas para adaptar estos estantes a tu casa. Si quieres más ideas e inspiración para personalizar tu hogar, no te pierdas estos artículos:

Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.