Saltar

4 trucos para conservar los alimentos más tiempo

¿Cómo puedo hacer que mi comida dure más tiempo? ¡Toma nota de estos consejos para conservar los alimentos en casa adecuadamente! Así podrás ahorrar dinero, ir menos veces al súper innecesariamente y desperdiciar menos alimentos.

Nunca esta de más aprender unas cuantas lecciones para conservar la comida de nuestra casa durante más tiempo. Verás que cada tipo de alimento requiere un almacenamiento diferente. Pero no te preocupes, te decimos paso a paso como hacerlo. ¡Que no falte de nada en tu cocina!

Cómo conservar el pan fresco

En la mayoría de los hogares españoles hay un producto que nunca falta: el pan. Aunque es uno de los alimentos básicos más consumidos en nuestro país, muy pocas veces se aprovecha en su totalidad, pues al segundo día está duro como una piedra. Normalmente esto ocurre con los panes de peor calidad, pero la causa principal es por la pérdida de humedad.

Para mantenerlo esponjoso el mayor tiempo posible, además de que no escatimes en su precio, los expertos recomiendan que lo guardes en las clásicas bolsas de tela de toda la vida. No solo son más ecológicas, también dejan respirar mejor el pan. Otra opción puede ser usar una panera de madera y taparlo con un paño de cocina. No se recomienda meterlo en bolsas de plástico porque se reblandece antes. Otra opción es congelarlo, pero mejor si es recién comprado.

Cómo conservar la harina

La harina, al igual que otros cereales y frutos secos, es proclive a generar insectos debido a los cambios de temperatura y humedad. Es un producto que puede durar mucho tiempo en la despensa (aproximadamente 6 meses), pero ten en cuenta que es perecedero y necesita mantenerse en un lugar seco y en un recipiente perfectamente sellado, también para evitar que absorba olores de otros productos. Los envases de vidrio, como tarros o táperes, son ideales para guardar la harina, entre otros alimentos.

Si vives en una zona con temperaturas altas es más recomendable que guardes este producto en la nevera en un bote cerrado. Por último, te aconsejamos que no guardes la harina cerca de otros granos como el arroz, porque pueden atraer bichos que acaben contaminándola.

Cómo conservar patatas, cebollas y ajos

Para conservar alimentos básicos como las patatas y las cebollas lo primero que debes hacer es evitar la nevera. Estos alimentos necesitan una temperatura medio-baja (entre 7 u 11 grados), pero no tan fría como la de un frigorífico.

En el caso de las patatas, no les gusta la luz, ni compartir espacio con las cebollas, como es habitual en muchas despensas. Lo más recomendable es almacenarlas en bolsas de tela o rejillas oscuras. También sirven las cajas de madera como nuestros cajones de pino KNAGGLIG, siempre y cuando las guardes en un lugar oscuro y fresco.

Los ajos, por su parte, se comportan de una forma similar a la patata, aman la oscuridad y no quieren la humedad, por lo tanto evita la nevera. A las cebollas no les afecta tanto la luz, pero se recomienda también mantenerlas en un lugar aireado, en una cesta de mimbre o una bolsa de papel.

En todos los casos destierra los plásticos para guardar estos alimentos, ¡tu bolsillo y el planeta te lo agradecerán!

Cómo conservar los huevos

Tenemos claro que los huevos deben de guardarse en la nevera, ¿pero dónde exactamente? Igual crees que evidentemente su lugar es la huevera que traen algunos frigoríficos en la puerta. Sin embargo, no se aconseja colocarlos aquí porque están expuestos a muchos cambios de temperatura cada vez que abres y cierras el electrodoméstico. Puedes lavarlos una vez los quieras usar, pero no para guardarlos. Se recomienda que se mantengan en su caja original o en un recipiente cerrado usado siempre para este fin.

Te dejamos un vídeo con ideas para organizar tu despensa en un pispás, para que no desperdicies ningún alimento.

    Si necesitas más ideas para ahorrar en comida te recomendamos que visites nuestro espacio sostenible con información sobre reciclaje y aprovechamiento de comida. ¡Estamos seguros de que estos consejos te ayudarán a ahorrar dinero y cuidar el medio ambiente! Además, aquí te dejamos un par de artículos que también pueden interesarte.

    Nos encanta que los clientes utilicen nuestros productos de una forma creativa. ¡Atrévete tú también! Pero debes tener en cuenta que las modificaciones y cambios que introduzcas en los productos de IKEA impiden que se puedan volver a vender o utilizar para su uso original, por lo que invalidan las garantías comerciales de IKEA y el derecho a devolución.