Saltar
Saltar a la lista de productos
¿Necesitas un sofá o sofá-cama? Te atendemos en el teléfono 900 909 190 de lunes a sábado, no festivos, de 8h a 22h. Domingos y festivos de 10h a 20h.

Sofás modulares

Sofás por módulos para crear tu propio espacio


¿Te sientes creativo, o tienes claro lo que quieres? Un sofá modular es perfecto porque puedes personalizarlo según tus necesidades y gustos. Nuestros módulos de sofá permiten configurar el espacio a tu gusto y ofrecen múltiples posibilidades. Echa un vistazo a nuestra gran oferta de estilos y fundas para hacerte con el sofá de tus sueños y luego adáptalo conforme vayan cambiando tus necesidades o gustos.

Un sofá modular es perfecto si valoras la versatilidad. Al tener la posibilidad de cambiarlo según la estación o el estado de ánimo, este tipo de sofá es una gran opción si te gustan los cambios frecuentes.

¿Vas a aumentar la familia y necesitas un sofá más grande? Hecho. ¿Quieres transformarlo en un sofá de esquina para tener más espacio? ¡No te preocupes! ¿Los niños quieren jugar a que el suelo es lava y necesitan urgentemente un lugar seguro? Nosotros nos encargamos.

El sofá modular ofrece miles de opciones

Los sofás modulares, que se componen de cualquier número de piezas diferentes, se pueden colocar prácticamente con cualquier forma que quieras. Puedes empezar poco a poco e ir añadiendo módulos conforme lo necesites. O reorganizarlo y quitarle módulos fácilmente cuando te apetezca.

Para que diseñes tu sofá modular como quieras, te ofrecemos una amplia selección de módulos individuales. Elige un módulo de esquina que quede bien en cualquier rincón de la estancia. Añade un módulo tipo chaise longue para tener más espacio para las piernas; seguro que lo agradeces cuando estés viendo tu programa de televisión favorito. O, simplemente, adapta el sofá cuando prefieras prescindir de los reposabrazos.

Si no te apetece diseñar un sofá modular moderno desde cero, puedes elegir una forma inicial y hacer cambios a partir de ahí. Elige si prefieres un sofá de esquina, en forma de L, recto o en forma de U.

En cuanto a los materiales, ten en cuenta tus gustos y el uso que le vas a dar antes de decidirte. Por ejemplo, el lino es fresco en verano y cálido en invierno, y le da un aspecto desenfadado al sofá. El algodón suave es duradero, tiene un tacto agradable y le aporta un aire clásico al sofá. La piel le da calidez a la habitación y puede soportar que se derrame comida o que los niños salten en ella. Si quieres hacer una apuesta segura, protege tu sofá nuevo con una de nuestras fundas de sofá.

Aprovecha al máximo el espacio

Un magnífico sofá de dos plazas es una gran forma de sacarle partido a una habitación más pequeña. Proporciona un lugar acogedor para ver la tele o leer un libro con una taza de té caliente sin ocupar mucho espacio. También tenemos algunos módulos de sofá cama perfectos para espacios más pequeños y para darles un uso doble: sofá de día, cama de noche. Es justo lo que necesitas para las fiestas de pijamas de tus hijos, y te salvará en más de una ocasión si tu pareja ronca…

Si tienes más espacio libre, ¿por qué no eliges uno de 3 plazas o más? Convierte el sofá en la pieza central del salón o úsalo para dividir espacios. Si colocas un aparador detrás, cubrirás la parte posterior y darás un toque sofisticado a la habitación. Además, con un sofá de ese tamaño, te aseguramos que cabrá toda la familia, incluso al perro (no pasa nada si se duerme en el sofá, nosotros te guardamos el secreto).