Imágenes de 8 SLATTUM
Saltar imágenes
SLATTUM Estructura para cama tapizada, Knisa gris claro, 160x200 cm

SLATTUM Estructura para cama tapizada, Knisa gris claro,

El precio $ 999990
El colchón y la ropa de cama se venden aparte.

Cómo conseguirlo

El suave tejido de esta cama tapizada consigue que tu habitación resulte aún más acogedora. La cabecera ofrece un buen apoyo a la espalda cuando lees en la cama. Además, todo el producto viene en un único paquete. Cómodo, ¿verdad?

Número de artículo604.463.76

Detalles del producto

El forro fijo está confeccionado con un tejido suave y presenta bordados decorativos en la cabecera y los pies.

El cabecero blando y acolchado resulta muy cómodo para leer y mirar la TV.

Fácil de transportar a casa: la estructura de la cama, incluidas las láminas, caben en un paquete plano.

Gracias a su diseño sencillo y versátil, combina fácilmente con otros muebles y se adapta a cualquier dormitorio moderno.

Resulta muy fácil pasar la aspiradora por debajo de la cama.

Debajo de la cama hay espacio para cajones donde guardar almohadas y plumones.

Diseñador

David Wahl

País de origen

China

Medidas

Longitud: 206 cm

Ancho: 164 cm

Altura piecero: 40 cm

Altura cabecera: 85 cm

Largo del colchón: 200 cm

Ancho del colchón: 160 cm

SLATTUM Estructura para cama tapizada, Knisa gris claro, 160x200 cm

Cómo trabajamos el poliéster

El poliéster es un material duradero y fácil de cuidar que no se arruga, por lo que es ideal para muchos productos para el hogar, como alfombras, almohadas, edredones y cojines. La desventaja del poliéster virgen es que está hecho de petróleo, carbón o gas natural. Esto significa que cuando usamos poliéster virgen, contribuimos a agotar los recursos naturales del planeta. Por eso, pretendemos sustituir todo el poliéster virgen de nuestros productos por poliéster reciclado. En 2020, logramos sustituir el 79% del poliéster virgen de nuestros productos textiles y pretendemos acelerar esta transformación para alcanzar el objetivo de emplear únicamente poliéster reciclado en todos los productos en los que se use el poliéster.

Poliéster virgen frente a poliéster reciclado

Inicialmente, todo el poliéster se hacía con materiales procedentes del petróleo que no eran renovables, pero ahora estamos pasando a usar únicamente poliéster reciclado. Lo bueno es que el poliéster se puede reciclar una y otra vez, sin perjudicar la calidad de nuestros productos. Al hacer productos de poliéster reciclado, reutilizamos un material que no es biodegradable y reducimos la cantidad que acabaría en vertederos u océanos. Lo que hacemos es utilizar PET y otras fuentes de poliéster en artículos textiles, cajas, frentes de cocina e incluso lámparas. El poliéster reciclado es tan bueno como el poliéster virgen en lo que respecta a calidad, función y aspecto, además de generar un 50% menos de emisiones de CO2. Además, el material es ecológico y seguro en todos los sentidos.

Retos con el poliéster reciclado

El poliéster reciclado nos permite depender menos del petróleo. La cantidad que convertimos es la misma cantidad de combustibles fósiles que eliminamos de nuestra materia prima de poliéster (esto excluye el posible teñido y otros tratamientos de producción posteriores que se aplican al poliéster reciclado). Con algunas excepciones, la dificultad no reside en la conversión del poliéster en poliéster reciclado, sino en ponerlo a disposición de todas las personas a un precio asequible. La adquisición de productos con un menor impacto medioambiental suele implicar un precio elevado. Queremos cambiar esta situación elaborando productos de poliéster reciclado más asequibles y accesibles para la mayoría de las personas.

Poliéster únicamente reciclado

IKEA se compromete a acabar con la dependencia de los materiales fósiles vírgenes y a usar únicamente materiales renovables o reciclados para 2030. Estamos acelerando esta iniciativa con el poliéster en nuestro surtido y el objetivo es sustituir todo el poliéster virgen de nuestros artículos textiles por poliéster reciclado. En 2020, IKEA sustituyó el 79% del poliéster virgen usado en artículos textiles por poliéster reciclado. Esto significa que convertimos 130 000 toneladas métricas de poliéster reciclado y ahorramos 200 000 toneladas de poliéster virgen. Todavía no hemos logrado nuestro objetivo por completo, pero hemos llegado muy lejos y hemos superado muchos obstáculos. Todo esto nos ha llevado a ser un referente en lo que respecta a la adopción del poliéster reciclado y esperamos que nuestras decisiones inspiren y motiven a todas las empresas del sector.

Producción responsable

En IKEA, exigimos que todo el poliéster reciclado usado en nuestros productos proceda de empresas de reciclaje que cumplan el Global Recycled Standard, y se garantiza la trazabilidad hasta el producto a través de una serie de requisitos que nuestros proveedores deben cumplir. Al usar únicamente poliéster reciclado que cumple el Global Recycled Standard, tratamos de garantizar que existen prácticas sociales, medioambientales y relativas a productos químicos en la producción de la empresa de reciclaje. Creemos que el Global Recycled Standard es el mejor estándar en el mercado actual. Trabajamos con nuestros socios y organizaciones textiles, como Textile Exchange, para mejorar aún más los estándares relativos a materiales reciclados, incluida la trazabilidad del material más allá de los centros de reciclaje.