Las bombillas LED consumen hasta un 85% menos de energía que las bombillas incandescentes. Brillante, ¿verdad?