Conseguir un dosel de cuento de hadas es tan sencillo como contar hasta tres