Solo hay una cosa mejor que volar: tener un aterrizaje suave