Renovar tu cocina

Cómo
renovar tu cocina

Tienes muchas formas de renovar tu cocina sin hacer una gran inversión. Con unos pocos cambios sencillos, puedes tener un estilo completamente distinto, y una cocina más funcional y eficiente.

Un nuevo aspecto más moderno

Un nuevo estilo de puerta, un tirador más fino y ¡ya lo tienes! La cocina que instalaste hace cinco años es hoy la cocina con la que sueñas.
Sustituye las puertas de los armarios
Una transformación total sin obras. Todos nuestros estilos de puerta encajan en las estructuras de armario IKEA que ya tienes. Cambia todas las puertas y los frentes de cajón o sólo algunos. Pasa del acabado brillante a chapa de madera, mezcla colores o combina puertas macizas con vidrio.
Cambia los tiradores
Algo tan pequeño como un pomo puede cambiar mucho el aspecto de tu cocina. Y es una de las cosas más fáciles de cambiar. La mayoría de tiradores de IKEA tienen la misma distancia entre orificios para que puedan cambiarse sin necesidad de realizar más agujeros.
Añade paneles de pared
Sustituye los antiguos azulejos de cerámica por un nuevo acabado en la pared. Nuestros paneles de pared se limpian fácilmente y resisten el agua, el calor y el vapor. Son perfectos para alrededor del fregadero y la placa, pero también sirven para dar más personalidad a otras áreas de la cocina.

Un interior más inteligente

Una cocina nueva puede parecer igual a la que tienes, pero funcionar de forma totalmente diferente. Mejorar la funcionalidad interior significa encontrar el prensador de ajos mientras tienes el aceite caliente en lugar de tener que apagar el fuego para revolver entre los cajones.
Cambia la despensa por una extraíble
No tienes que vaciar el armario para alcanzar el cuenco del fondo. Cambia tus antiguos estantes de armario IKEA por despensas o cajones extraíbles. Te permiten verlo todo mejor y acceder fácilmente a las cosas del fondo.
Organiza los cajones
¿Siempre acabas cogiendo el sacacorchos en vez del batidor? Los organizadores de cajón lo tienen todo bien ordenado, desde platos a palillos, para que los encuentres fácilmente.
Usa contenedores transparentes
Organiza tus cajones y armarios con contenedores transparentes. Aprovechan el espacio al máximo y permiten verlo todo rápidamente. Coloca los contenedores juntos, de lado o apilados, y podrás domesticar esos paquetes de arroz, harina y judías tan rebeldes.

Un espacio más funcional

La encimera llena de cosas, los libros de cocina llenos de papeles y el desorden en general convierten la cocina de tus sueños en una pesadilla. Con más espacio de trabajo y soluciones de almacenaje puedes volver a ordenarlo todo y tener sitio libre para cocinar.
Despeja la encimera
Gana espacio en la encimera colgando utensilios, hierbas y demás en la pared. Un sistema de colgar en la pared te deja más espacio para cocinar, y deja a tu alcance lo que más utilizas.
Amplía tu espacio de trabajo
¿Dónde puedes poner los champiñones mientras picas las cebollas? Con una bandeja o una tabla de cortar sobre el fregadero, tienes más espacio para trabajar o dejar las cosas.
Pon estantes abiertos
No es fácil saber aprovechar el espacio del armario. Pero si pones estantes abiertos, aprovechas al máximo las paredes y esquinas vacías. Además, la cocina parece más amplia. Puedes poner estantes y soportes en casi cualquier parte, y variar la longitud según tus necesidades de almacenaje y del espacio que tengas.

Una cocina más sostenible

En la mayoría de hogares, el 40% del consumo de energía se produce en la cocina. También es donde hervimos el agua, lavamos las verduras y fregamos los platos. Reduciendo el consumo de agua y energía puedes crear una cocina más sostenible. Clasificando los residuos, también, por supuesto. Clasificando y reciclando los residuos proteges el medio ambiente, reduces el consumo de materias primas y facilitas el reciclaje de vidrio, papel, cartón, metal entre otros materiales.
Ahorra energía
Cambiar tus electrodomésticos por otros más eficientes es mejor para el planeta y para tu bolsillo. Por ejemplo, un frigorífico/congelador de clasificación energética A puede consumir la mitad de energía que otro diez años más antiguo. Todos nuestros hornos, lavavajillas, frigoríficos y congeladores tienen clasificación A o superior. Pero si quieres conservar tus electrodomésticos, también puedes usarlos de forma más eficiente. Pon el lavavajillas sólo cuando esté completamente lleno y usa el programa de mayor temperatura sólo cuando los platos estén más sucios. Si tienes una placa eléctrica, utiliza un quemador del mismo tamaño que la olla. Si usas una olla pequeña en un quemador grande, gran parte del calor se pierde en el aire.
Ahorra agua
Si cambias tu grifo de cocina por otro con función de ahorro de agua, reduces el consumo en un 30% sin cambiar la presión del agua.
Reduce los residuos (¡y guarda la cena!)
Tirarlo todo en el mismo cubo es algo del pasado. Si reciclas una sola lata de aluminio ahorras suficiente energía para que un televisor funcione tres horas. Nuestros cubos para reciclar te facilitan la clasificación de la basura. Pueden colocarse debajo del fregadero, en la pared o en el suelo, y limpiarse fácilmente. Pregunta en tu ayuntamiento lo que puede reciclarse.
Reducir los residuos en la cocina no sólo consiste en reciclar los envases. También la comida que cocinas. Si haces compost, los desechos de la comida no se perderán; se convertirán en nutrientes para tu jardín. Y en lugar de tirar las sobras de la cena, ¿por qué no las guardas en uno de nuestros botes y disfrutas de comida casera en el trabajo? Es mejor para el medio ambiente y también sabe mucho mejor.

Ideas para la cocina de tus sueños

Desde iluminación a consejos para ahorrar energía. Inspírate con nuestras cocinas y añade tus propias ideas.

Haz espacio para todo

Organiza los espacios dentro de los cajones con prácticos organizadores de interior

Diseña tu cocina hoy

Diseña y previsualiza tu nueva cocina en 3D con IKEA Home Planner