La Iniciativa Social de IKEA dona 1 euro por cada peluche que vendan las tiendas IKEA durante varias semanas en la época de vacaciones. Los fondos recaudados con la campaña anual “1€ es una fortuna” se destinan a varios proyectos de UNICEF y Save the Children.
 
Los proyectos tienen como objetivo mejorar la educación de los niños, y gracias a la colaboración de sus clientes IKEA consigue grandes mejoras. Por ejemplo, con un sólo euro, cinco niños pueden tener libros de texto durante un año completo.
 
Desde que comenzó en 2003, esta campaña ha permitido que la Iniciativa Social de IKEA done 16,7 millones de euros a UNICEF y Save the Children, que han servido para mejorar la educación de millones de niños de 30 países de Asia, África y Europa central y oriental. Gracias a los proyectos que UNICEF a podido llevar a cabo con esta campaña, 7,6 millones de niños han podido acceder a una educación mejor, y muchos otros se han beneficiado de los proyectos de Save the Children.
 
La campaña de este año permitirá a UNICEF y Save the Children ampliar o comenzar nuevos proyectos en nueve países, así como financiar muchos otros que ya están en marcha.
 
Aquí te mostramos algunos ejemplos de proyectos patrocinados por la Iniciativa Social de IKEA:

Educación básica para los niños desfavorecidos de Vietnam

 
La Iniciativa Social de IKEA se une a los esfuerzos de UNICEF para mejorar la calidad de la educación de los niños de las minorías étnicas de Vietnam.
 
Los niños de las minorías suelen recibir su educación en vietnamita, a pesar de que pocos hablan esta lengua, y sus profesores no entienden la lengua indígena de los niños. UNICEF colabora con escuelas y comunidades para ofrecer a los niños una educación en un entorno seguro y saludable y para que los niños reciban las clases en su lengua indígena.
 
El proyecto también pretende garantizar una infraestructura básica, como agua de calidad, salubridad, clases y zonas de recreo, y ofrecer recursos, como libros y material didáctico.
 
Hasta el momento, en este proyecto han participado alrededor de 120.000 estudiantes y 3.000 adolescentes no escolarizados.
 
Más información

Entrega de libros para ‘Albania lee”

 
La calidad de la educación en Albania cayó en picado durante la transición a una economía de mercado. Los recursos públicos limitados y los presupuestos ajustados de las familias hacen que toda una generación de niños albaneses crezca sin libros y sin recibir ningún tipo de estímulo para la lectura. No es de extrañar, por lo tanto, que un estudio reciente de la UNESCO revelara que más de la mitad de los estudiantes de 15 años albaneses a duras penas sabe leer.
 
‘Albania lee’ es una iniciativa del gobierno iniciada en 2006 para recuperar la cultura de la lectura entre los jóvenes del país. UNICEF colabora en este proyecto con los fondos que IKEA recauda con la campaña “1€ es una fortuna”.
 
El proyecto equipará a 850 colegios con una biblioteca; paquetes de 150 libros, estanterías y un manual sobre gestión bibliotecaria. Más de 190 ya han abierto bibliotecas. Se crean rincones de lectura para fomentar dicho hábito entre los niños. Además, los padres y toda la comunidad participan en las campañas de concienciación que fomentan los beneficios de la lectura.
 
“Primero, se aprende a leer, después se lee para aprender,” afirma Carrie Auer, representante de UNICEF en Albania. Esto es fundamental para desarrollar una cultura de aprendizaje entre los niños y sus comunidades.
 
Más información sobre este proyecto en el sitio web de UNICEF

Protección de los niños ante la explotación y el abuso en Pakistán

 
Zubair Hussain, de 12 años, es un estudiante del Centro Educativo nº. 7 de Shadara, en las afueras de Lahore (Pakistán). Él es uno de los muchos niños que se ven forzados, dada la pobreza de sus padres, a mendigar, robar o prostituirse. “Mi padre es mendigo. Antes me llevaba a la calle con él para mendigar. Me vestía con ropa gastada y caminaba descalzo durante todo el día para dar pena a la gente y que nos dieran algo de dinero. Desde que comencé a asistir al Centro, llevo mi uniforme escolar y una corbata. Cuando veo a otros niños mendigando por las calles me pongo triste, pero a la vez me alegro de no estar en su situación. Ir a la escuela es mejor que estar en la calle”, afirma Zubair.
 
En Lahore hay cerca de 4.000 niños inscritos en trece Centros Educativos. Gracias a la Iniciativa Social de IKEA, UNICEF ofrece material didáctico, uniformes para estudiantes, libros, mobiliario, dinero para los profesores y asistencia técnica para estos centros.
 
El Centro Educativo nº. 7 tiene clases de distintos niveles, desde infantil hasta el octavo curso, pero la edad no supone ninguna limitación. Los adolescentes que no saben leer ni escribir pueden empezar desde el nivel más bajo. Las mujeres jóvenes aprenden a bordar, cortar y coser.
 
La ONG “Vite-n-Hope” lleva cuatro años trabajando en este proyecto en Lahore. Los centros están pensados específicamente para los niños que sufren o corren el riesgo de sufrir algún tipo de explotación, incluida la sexual. No se tiene en cuenta el pasado ni el origen familiar de los niños.
 
“Gracias a IKEA y Vite-n-Hope, cientos de niños como Zubiar, que habían sido víctimas de explotación y abusos, viven hoy en día en un entorno seguro en los Centros Educativos”, afirma Shamshad Qureshi, especialista en protección infantil de UNICEF.
 
Más información

Educación para todos los niños en Rusia

 
En la región de Vyborg (Rusia), a los niños discapacitados se les niega el derecho a ir a la escuela. No reciben la ayuda ni los cuidados especiales que necesitan, ni los profesores tienen la preparación necesaria para ofrecerlos, por lo que permanecen en una situación de desamparo total. La Iniciativa Social de IKEA colabora con un proyecto de Save the Children que defiende el derecho de los niños a recibir una educación de calidad.
 
Parte del proyecto consiste en garantizar la presencia de ayudantes personales en las clases, y formar a los profesores y el resto de personal de las escuelas para que puedan ayudar y educar a los niños que sufren distintos tipos de discapacidades.
 
Otro de los objetivos de este proyecto consiste en concienciar a la población de la situación de los niños discapacitados e integrar a estos niños en sus comunidades para evitar su discriminación.
 
Más información

Escuelas funcionales y seguras en la devastada Costa de Marfil


Gracias a los fondos recaudados con la campaña “1€ es una fortuna” de IKEA, 250.000 niños de la devastada Costa de Marfil reciben una educación primaria de calidad en un entorno seguro.
 
Aquí, Save the Children rehabilita escuelas, entrega material escolar, forma a profesores y niños sobre los derechos infantiles, y organiza clubes escolares para niños. Gracias a la educación de calidad que reciben, los niños de Costa de Marfil están más preparados para afrontar el futuro y colaborar de una forma activa en la mejora de su sociedad.
 
Inès vive en Abeongourou, al este de Costa de Marfil. Está contenta por las obras que se están llevando a cabo en su escuela. Por el momento se han rehabilitado todos los edificios de la escuela, se ha reforzado el tejado, y se han colocado muebles nuevos en la clase.
 
“Este año han construido lavabos nuevos. Antes de la llegada de Save the Children la escuela no era muy bonita, todo estaba estropeado; ahora sí que es bonita”, dice Inès.
 
Otro cambio que a Inès le gusta mucho es que los profesores ya no pegan a los alumnos. El año pasado el profesor pilló a un niño robando el cuaderno y el dinero de la comida a Inès y le pegó como castigo. Inès se sintió mal al verlo, a pesar de que le hubiera robado el libro. Ahora eso ha cambiado. Save the Children ha enseñado a los profesores alternativas para evitar el castigo físico y humillante.
 
“Cuando los alumnos se portan mal o hablan en clase, los profesores les regañan. No nos pegan”, dice Inès.
 
Save the Children también colabora con los padres para que ayuden a otros padres a entender la importancia de la educación, y el papel fundamental que desempeñan en la educación de sus hijos. De esta forma, los padres aprenden a desempeñar un papel más activo a la hora de animar a sus hijos a estudiar y esforzarse en el colegio.
 
Más información"

La Convención sobre los Derechos del Niño

 
En 2009 la Convención sobre los Derechos del Niño ha celebrado su vigésimo aniversario. Tiene una aceptación prácticamente universal, y ha sido ratificada por 193 estados.
 
La convención establece los derechos humanos básicos de todos los niños, y sus 54 principios se basan en cuatro principios fundamentales: la no discriminación; la atención a los mejores intereses del niño; el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo; y el respeto de las opiniones del niño.
 
Leer la convención